eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La CUP reclama a Puigdemont avanzar el referéndum para evitar "condenas e inhabilitaciones"

Pide a los 'comuns' que contemplen la vía unilateral: "No entenderíamos que no la apoyaran"

- PUBLICIDAD -
La CUP reclama a Puigdemont avanzar el referéndum para evitar "condenas e inhabilitaciones"

La diputada de la CUP Anna Gabriel ha pedido al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que avance el referéndum de independencia previsto para el mes de septiembre a antes del verano para hacer frente a los procesos judiciales a los que se enfrentan varios soberanistas este 2017: "A mayor judicialización, adelanto del referéndum".

"Hay motivos suficientes como para constatar que el Estado no tiene voluntad de abrir una mesa de diálogo y que, por tanto, nosotros vemos más que justificado el adelanto de la fecha del referéndum", ha explicado Gabriel en una entrevista de Europa Press.

Gabriel lo dice un día después de la detención del concejal de la CUP en Vic, Joan Coma, pero ha asegurado que también pide este adelanto ante el juicio al que tiene que enfrentarse el expresidente Artur Mas en febrero por haber organizado la consulta del 9 de noviembre de 2014.

"No creemos que el país tenga que ver a través de las noticias la condena o las posibles inhabilitaciones de cargos públicos y de personas que han tenido responsabilidades en el algún momento", reflexiona la diputada anticapitalista.

Frente a los procesos judiciales a los que se enfrentan Coma, Mas o con toda probabilidad la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, los 'cupaires' consideran que una respuesta a la altura sería convocar esta votación "cuanto antes mejor".

"Los mecanismos ya están, la logística tiene que poder estar garantizada y tenemos todo aquello que se necesita: un Govern y un amplísimo apoyo político y social. No se necesita nada más. Determinación y compromiso público", asegura.

Así, Gabriel sentencia que la Generalitat puede activar el referéndum sin tener que esperar hasta después del verano: "No estamos dispuestas a ver como caen las condenas o como siguen las detenciones que no sabemos hasta donde pueden llegar".

Sostiene que avanzar el referéndum no contraviene la resolución del Parlament que establecía hacerlo tras el verano, ya que en el texto se recogía que debía celebrarse "como muy tarde" en septiembre, y este 'como muy tarde' deja la puerta abierta a avanzarlo.

LA VÍA PACTADA

Gabriel acepta que el Govern y el espacio político de los 'comuns' que lidera la alcaldesa Ada Colau insistan en hacer campaña para defender el referéndum por la "vía pactada" con el Estado, pero advierte de que ésta no es la apuesta de la CUP, ya que la ven imposible.

"En la cumbre --del viernes-- fuimos muy claros. No confiamos en la vía pactada. Hay indicios suficientes como para darse cuenta de que el Estado no tiene la voluntad de resolver el conflicto desde una perspectiva democrática", razona.

Gabriel coincide con los 'comuns' en que el referéndum tiene que ser con garantías y vinculante y les reclama que acepten convocarlo por la vía unilateral si el Estado rechaza cualquier tipo de negociación en un plazo de entre dos o tres meses.

"Cuando uno se cree que tiene derecho a decidir, si te encuentras ante alguien que te niega tu soberanía, la respuesta que tu das es hacerla valer y en este caso es convocar el referéndum. No entenderíamos que no apoyaran esta opción", reflexiona.

Los 'comuns' están inmersos en el proceso de creación de un nuevo partido político que agrupe a ICV, EUiA, Podemos, Equo y BComú, y Gabriel pide que esto no influya a la hora de volcarse en que la votación se celebre.

"Los derechos colectivos de los pueblos no se supeditan a dinámicas partidistas ni a calendarios que responden a intereses de parte. Un referéndum es un ejercicio de democracia mayúsculo", sentencia.

CONESA Y PUIGDEMONT

Gabriel lamenta que las dudas que expresó la presidenta de la Diputación de Barcelona, Mercè Conesa, sobre la celebración del referéndum "no contribuyen a dar una imagen de determinación", pero recalca que esto es un problema del PDeCAT y que en la CUP no hay fisuras.

No se pronuncia sobre si estas dudas también podrían afectar a Puigdemont, y considera que solo lo hechos evidenciarán el grado de compromiso del presidente: "Nuestra función es ir arrancando compromisos y consolidando consensos. No nos acostumbramos a mover ni por los actos de fe ni por la lógica de confianzas personales".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha