eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Las auditorías prometidas de Carmena podrían paralizar desde la operación Calderón a Chamartín, Campamento y Canalejas

El acuerdo alcanzado entre la candidata de Ahora Madrid a la Alcaldía, Manuela Carmena, y el socialista Antonio Miguel Carmona, para que la exjueza pueda ser investida regidora este sábado podría paralizar algunas de las grandes operaciones urbanísticas que la ciudad, con un gobierno conservador, pretendía sacar adelante.

- PUBLICIDAD -
Las auditorías prometidas de Carmena podrían paralizar desde la operación Calderón a Chamartín, Campamento y Canalejas

Algunas de estas operaciones son 'viejas conocidas' por los madrileños, como Calderón, Chamartín y Campamento, con años de retraso por unas tramitaciones administrativas muchas veces enquistadas en los tribunales.

Entre las novedades del urbanismo madrileño que podrían no ver la luz con la llegada de Ahora Madrid es el pretendido centro comercial en Madrid Río, aprobado por el Gobierno de Ana Botella en el último Pleno ordinario de la legislatura. La exjueza ya ha expresado abiertamente que paralizará este proyecto.

Carmena también anunció en campaña que se comprometía a auditar la operación Chamartín, que recibió un impulso a primeros de año por parte de las tres administraciones después de una parálisis de dos décadas.

Lo mismo haría con la operación Manzanares, frenada por los tribunales; con el complejo Canalejas, donde se espera la llegada de un hotel de gran lujo, de la cadena Four Seasons, único en España, o la remodelación de la Plaza de España, tras el cual se encuentra el magnate chino Wang Jianlin, presidente del Grupo Wanda.

Wanda también se ha interesado por los terrenos de la operación Campamento, aprobada por el gobierno socialista José Luis Rodríguez Zapatero. Años después la iniciativa sigue a la espera, con los cuarteles ya derribados. Concejales de Ahora Madrid visitaron días atrás la zona y apoyaron a los movimientos vecinales que reclaman usos sociales para estos terrenos. Los vecinos hablan de un hospital que dé servicio al medio millón de habitantes de Latina y Carabanchel.

Fuentes populares consultadas por Europa Press apuntan a que la paralización de estas operaciones supondría la pérdida de millones de euros y cientos de empleos. "Después de trabajar tantos años para atraer inversión a Madrid, ahora nos encontramos con que Madrid daría una imagen al exterior de que no es un buen lugar para invertir", han lamentado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha