eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cede la presión en la frontera alemana, pero siguen llegando miles de refugiados

- PUBLICIDAD -
Alemania aportará 950 soldados a la misión militar europea en el Mediterráneo

Alemania aportará 950 soldados a la misión militar europea en el Mediterráneo

El restablecimiento de controles ha rebajado la presión de los flujos de refugiados en las fronteras de Alemania, aunque siguen llegando miles de solicitantes de asilo, mientras las autoridades se esfuerzan en ordenar su acogida en todo el territorio apoyadas en trenes especiales.

Las llegadas "han bajado de forma muy clara, pero se mantienen cada día en cifras de cuatro dígitos", dijo hoy en rueda de prensa el portavoz del Ministerio del Interior alemán, Tobias Plate.

Mientras antes la mayoría de los solicitantes de asilo llegaba a Múnich (sur de Alemania) directamente en tren, lo que saturó en pocos días la capacidad de acogida de la ciudad y del estado federado de Baviera, limítrofe con Austria, ahora se inicia el proceso directamente en la frontera.

Ahí se toma las huellas a quienes piden refugio, se les registra y después son trasladados a los alojamientos previstos para la primera acogida, repartidos en distintos puntos del país, con autobuses o trenes especiales.

Según apuntó a Efe un portavoz de la policía federal, el lunes, primer día tras el inicio de los controles, fueron interceptados en la frontera 2.000 extranjeros, mientras que ayer la cifra se elevó a 6.500.

Cada día desde hace dos semanas la compañía alemana de ferrocarriles Deutsche Bahn fleta entre dos y cinco trenes especiales para trasladar a los solicitantes de asilo desde Baviera a otras regiones.

"Son los responsables de Interior quienes solicitan los trenes según las necesidades de cada momento", señaló a Efe un portavoz de la compañía, quien explicó que la policía federal se encarga de acompañar a los refugiados a los trenes y de su recepción en el lugar de destino.

Entre las principales ciudades de acogida se encuentran hasta el momento Berlín y Leipzig, en el este del país, y Dortmund y Düsseldorf, en el oeste, cuyos ayuntamientos han adecuado albergues para alojar a los recién llegados.

Tras mantener ayer una reunión de más de cuatro horas con los primeros ministros de los 16 estados federados, la canciller alemana, Angela Merkel, anunció que su país pondrá en marcha "centros de distribución" de refugiados con capacidad para 40.000 personas con el objetivo de descargar a las ciudades más desbordadas.

Su localización y su gestión se concretarán previsiblemente en el encuentro en la capital de la próxima semana entre la canciller y los líderes regionales, que siguen reclamando a Berlín un mayor respaldo financiero para afrontar la acogida de los refugiados.

Alemania estima que este año recibirá entre 800.000 peticionarios de asilo y un millón, una cifra récord que cuadruplica la registrada en 2014.

El portavoz del Ministerio alemán de Finanzas, Martin Jäger, dejó hoy claro que la acogida "no va a fracasar por una cuestión de dinero" y garantizó el apoyo del Ejecutivo federal a los estados, pero defendió el último acuerdo alcanzado por la coalición de gobierno.

Según ese acuerdo, Berlín destinará 3.000 millones de euros adicionales para la política de refugiados el año que viene y los "Länder" (estados federados) y las administraciones locales otros 3.000.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha