eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cerca de un millón de muertos en accidentes de tránsito en Brasil desde 1980

- PUBLICIDAD -
Cerca de un millón de muertos en accidentes de tránsito en Brasil desde 1980

Cerca de un millón de muertos en accidentes de tránsito en Brasil desde 1980

Brasil registró entre 1980 y 2011 980.838 muertos en accidentes de tránsito, una sangría que sigue creciendo en parte por el aumento de la flota, pero también por omisiones de las autoridades, según un estudio divulgado hoy por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso).

"Las instituciones que por determinación legal tendrían que asumir la responsabilidad por una movilidad segura se eximen de ella, colocando la culpa en las víctimas", dijo a Efe el sociólogo Julio Jacobo Waiselfisz, coordinador de Estudios sobre la Violencia de Flacso y autor del informe.

El número de víctimas se dobló ampliamente desde las 20.203 registradas en 1980 hasta el récord de 43.256 de 2011, según el estudio elaborado por Flacso y el Centro Brasileño de Estudios Latinoamericanos (Cebela) con estadísticas del Ministerio de Salud.

El Gobierno intentó reducir esta tragedia con la puesta en vigor en 1998 de un Código de Tránsito más riguroso, que prevé severas penas de prisión para infractores, elevadas multas y tolerancia cero al alcohol, pero las medidas tuvieron un efecto efímero.

El número de muertos creció gradualmente hasta 35.620 en 1997 y cayó a 30.890 en 1998 y a 28.995 en el 2000, gracias a la legislación más severa, pero volvió a subir hasta el récord de 40.989 en 2010, superado en 2011.

De la misma forma, la tasa de muertes en accidentes por cada 100.000 habitantes, que aumentó desde 17,0 en 1980 hasta 22,5 en 1997; cayó a 19,1 en 1998 y a 17,1 en el 2000, pero volvió a crecer hasta 22,5 en 2011, el nivel previo a la nueva ley de tránsito.

"En los primeros años posteriores a la ley fueron realizadas masivas campañas educativas y preventivas, aunque concentradas en las capitales y especialmente dirigidas a los pedestres. En esas dos áreas hubo caídas significativas de muertes que, en muchos casos, duran hasta hoy", afirma Waiselfisz.

El estudio admite que parte del aumento de las muertes puede ser explicado por el significativo crecimiento de la flota de vehículos, desde 24,4 millones en 1998 hasta 70,5 millones en 2011, y especialmente de la flota de motocicletas, desde 2,8 millones hasta 18,4 millones en el mismo período.

Mientras que en 1998 los automóviles eran el 70,0 % de la flota de vehículos y las motos el 11,5 %, en 2011 los autos pasaron a representar el 56,5 % y las motos el 26,1 %.

Según el estudio, el número de peatones muertos en accidentes cayó un 52,1 % en quince años, desde 24.643 en 1996 hasta 11.805 en 2011, en tanto que el de motociclistas subió en un 932,1 %, desde 1.421 en 1996 hasta 14.666 en 2011.

Las muertes de motociclistas, que eran el 4,0 % del total en 1996, pasaron a representar el 33,9 % en 2011.

"Los motociclistas constituyen en la actualidad el factor impulsor de nuestra violencia cotidiana en las calles, hecho que tiene que ser afrontado con medidas y estrategias adecuadas a la magnitud del problema", asegura Waiselfisz.

El informe de Flacso alerta igualmente de que las autoridades brasileñas están más preocupadas en incentivar el aumento de la flota que en mejorar las calles y carreteras, invertir en transporte público o en las víctimas.

Esa omisión convierte a "las víctimas, principalmente motociclistas, en culpables de su propia muerte en la visión de las autoridades", afirma Waiselfisz.

El especialista dice que uno de los ejes del modelo brasileño de desarrollo desde la década de 1950 es el crecimiento de la industria automotor, que estimula con incentivos y exenciones fiscales.

"La ideología del desarrollo cueste lo que cueste origina una enorme expansión del parque de vehículos sin la concomitante expansión de las vías públicas, lo que aumenta el riesgo de accidentes fatales, principalmente con motocicletas", asegura.

"Lo más grave es que, de perdurar las actuales condiciones, la tendencia es que esos números crezcan", concluye el estudio.

Tan sólo en el caso de los motociclistas, las previsiones indican que las muertes deben subir de la tasa de 7,6 óbitos por cien mil habitantes en 2011 a 12,0 en 2020.

"Eso significa en que en 2020 morirán 25.500 motociclistas en una combinación inaceptable de falta de respeto con la vida y sumisión institucional a los intereses de los grandes conglomerados en función de las ganancias derivadas de la progresiva motorización de la población", afirma el estudio.

Carlos A. Moreno

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha