eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cerca de 1.500 personalidades libias piden mantener la unidad territorial

- PUBLICIDAD -

Personalidades libias del mundo de la política, la cultura y la sociedad civil procedentes de todos los puntos del país se comprometieron hoy a trabajar para defender la unidad del actual territorio nacional y rechazar toda forma de injerencia extranjera.

A un foro organizado en la ciudad de Nalut, situada a unos 276 kilómetros al oeste de Trípoli, bajo el título "Reconciliación nacional", acudieron representantes de todas las ramas políticas, incluidos antiguos miembros del régimen dictatorial de Muamar al Gadafi, derrocado en 2011.

En la declaración final, los cerca de 1.500 participantes acordaron oponerse a cualquier reunión sobre el futuro de Libia que se organice fuera del territorio nacional y apostaron por la formación de una institución militar.

"Nuestro objetivo es convocar reuniones similares en los próximos días" para fomentar la reconciliación nacional, explicó a Efe Mohamed al Jamaisi, miembro de Maylis al Shura (Consejo Consultivo) de la ciudad de Nalut.

La reunión de hoy quedó empañada, sin embargo, por el abandono de la misma por el representante del Parlamento de Tobruk -única autoridad internacionalmente reconocida en Libia, quien fue increpado cuando hizo alusión al controvertido mariscal Jalifa Hafter, jefe de una facción militar llamada Fuerzas Armadas.

Durante la reunión de hoy, el representante del Parlamento de Tobruk motivó la ira de los presentes, que abandonaron la sala, al saludar en su discurso a las fuerzas del general Hafter, aliado de esa cámara del este del país.

Hafter, exmiembro de la cúpula que aupó al poder a Al Gadafi en la década de los sesenta, está considerado en la actualidad el principal escollo para la paz en Libia.

Reclutado por la CIA en la década de los ochenta, regresó al país en marzo de 2011 tras haber hecho oposición en el exilio, y pronto escaló entre las fuerzas rebeldes del este del país hasta lograr en 2014 ser nombrado jefe del Ejército libio leal la citado Parlamento en Tobruk.

Esta semana, dio un nuevo golpe a sus enemigos en el oeste del país al conquistar los principales puertos petroleros, en manos de una milicia hasta la fecha aliada al Gobierno de Unidad apoyado por la ONU en Trípoli.

Libia es un estado fallido, víctima de la guerra civil y el caos, desde que hace cinco años la comunidad internacional apoyara militarmente el alzamiento de los rebeldes contra la dictadura de Al Gadafi.

En la actualidad hay dos autoridades, una en el este que mantiene el reconocimiento internacional, y otra en el oeste fomentada por la ONU pero que carece de legitimidad, que luchan por hacerse con el poder y el control de los recursos energéticos.

La próxima reunión entre las citadas facciones libias tendrá lugar en la ciudad meridional de Gat, tras las anteriores organizadas en las ciudades septentrionales de Misrata, Gariyan y Trípoli.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha