Eldiario.es

Periodismo a pesar de todo

China mantiene la represión contra disidentes y la corrupción se extiende

China mantiene la represión contra disidentes y la corrupción se extiende

China mantiene la represión contra disidentes y la corrupción se extiende

China mantiene la represión contra disidentes políticos y activistas en favor de los derechos humanos, mientras que la corrupción es un fenómeno extendido y el sistema judicial tiene numerosas carencias, según un informe sobre Derechos Humanos en el mundo difundido hoy por el Departamento de Estado de EEUU.

El documento parte de la premisa de que China es un Estado autoritario en el que el Partido Comunista copa todos los puestos del aparato de seguridad y el Gobierno.

La represión contra organizaciones e individuos implicados en la defensa de los derechos humanos se ha convertido en rutina, según el texto, que añade que esos grupos tienen que hacer frente a "severas restricciones" en las libertades de reunión, de práctica religiosa y movimiento.

Se han incrementado los esfuerzos del régimen para silenciar e intimidar a los activistas políticos y las autoridades recurren a medidas al margen de la legalidad, como las desapariciones forzosas y las detenciones domiciliarias, que incluyen a miembros de la misma familia.

Hay una represión oficial de las libertades de expresión, religión y asociación de varias etnias que residen en China, como como la de los tibetanos en su propio territorio.

El Departamento de Estado asegura que se han detectado problemas en materia de derechos humanos durante el año 2012, como ejecuciones extrajudiciales, la prisión incomunicada y la tortura a detenidos para conseguir confesiones.

En China se aplica un control a las ONG y se ejerce discriminación contra las mujeres, las minorías y los minusválidos y se lleva a cabo una política de limitación de nacimientos, que en algunos casos desemboca en abortos forzados o esterilizaciones.

Están prohibidos los sindicatos independientes y los trabajadores carecen de derecho a la huelga.

La corrupción esta extendida y, aunque las autoridades persiguen casos de abuso de poder, en especial ligados a las corruptelas, los procedimientos disciplinarios del Partido Comunista son opacos.

La ley prohíbe el maltrato a los detenidos pero ha habido testimonios de algunos de ellos de que fueron golpeados o sometidos a descargas eléctricas.

Informes oficiales dicen que en China había el año pasado 681 cárceles con 1,64 millones de internos.

En la práctica la Judicatura no es independiente en China, según el informe del Departamento de Estado, que apunta que la corrupción influye también en las decisiones judiciales.

No existe la presunción de inocencia y el sistema de justicia se inclina más hacia la presunción de culpabilidad, en especial en los casos "políticamente más sensibles", al tiempo que numerosos detenidos acuden a juicio sin un abogado defensor.

El informe alude a que sigue en prisión el premio Nobel de la Paz de 2010 Liu Xiaobo, condenado a once años de cárcel desde 2009, cuando fue declarado culpable de incitar a la subversión contra el poder del Estado.

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

- PUBLICIDAD -

Boletín de eldiario.es

Recibe cada mañana una selección de lo mejor en información y análisis.


- PUBLICIDAD -
- PUBLICIDAD -