eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cien años del tren Arica La Paz, una obra para unir dos países hoy distantes

- PUBLICIDAD -
Cien años del tren Arica-La Paz, una obra para unir dos países hoy distantes

Cien años del tren Arica-La Paz, una obra para unir dos países hoy distantes

El ferrocarril Arica - La Paz cumple hoy cien años desde que entró en funcionamiento para unir a dos países que tres décadas antes se habían enfrentado en la Guerra del Pacífico y hoy vuelven a distanciarse con la demanda boliviana de tener una salida al mar a través del actual territorio chileno.

La construcción de esta vía férrea, de 440 kilómetros de largo, fue uno de los compromisos asumidos por Chile en el Tratado de Paz y Amistad de 1904, que fijó los límites territoriales tras un conflicto armado en el que Bolivia perdió su litoral en ese océano.

Dicho tratado establecía que "con el fin de estrechar las relaciones políticas y comerciales de ambas Repúblicas, las Altas Partes Contratantes convienen en unir el puerto de Arica con el Alto de la Paz por un ferrocarril cuya construcción contratará a su costa el Gobierno de Chile".

Hacer realidad una línea férrea que unía la ciudad de Arica, a orillas del Pacífico, con el Alto de La Paz, a unos 4.100 metros sobre el nivel del mar, fue un prodigio de la ingeniería que en su día fue comparado con el Canal de Panamá.

La obra costó la vida a cientos de trabajadores y 315 millones de dólares, pero permitió a Bolivia tener un acceso expedito al océano al tiempo que "Chile cumplía escrupulosamente su compromiso", destacó hoy el presidente Sebastián Piñera.

Acompañado de varios de sus ministros, Piñera encabezó hoy una ceremonia de conmemoración del centenario de esta línea férrea en la estación de Poconchile, cerca de la ciudad fronteriza de Arica, a 2.000 kilómetros al norte de Santiago.

El mandatario chileno recorrió un tramo del ferrocarril para comprobar sobre el terreno la culminación de las obras de rehabilitación iniciadas a mediados de 2010 y que han supuesto una inversión de 45 millones de dólares.

A pesar de la magnitud de la construcción y del simbolismo de la puesta en funcionamiento un siglo atrás de una línea férrea de esta envergadura en un país en el que hasta el día de hoy casi no hay trenes, el ferrocarril sigue sin operar de manera regular.

Las desavenencias entre los dos países vecinos han provocado que en los últimos años apenas circulen convoyes por los 205 kilómetros en territorio chileno (Arica - Visviri) y los 235 kilómetros del tramo boliviano (Charaña - Alto de la Paz).

El gobierno de La Paz ha acusado al de Santiago de incumplir el Tratado de 1904 en diversos aspectos, entre ellos la obligación de mantener en perfecto funcionamiento esta vía férrea, algo que el mandatario boliviano, Evo Morales, denunció durante la cumbre de la Comunidad de Estado Latinoamericanos (Celac) celebrada en Santiago a finales de enero pasado.

"El presidente Morales planteó que este ferrocarril no estaba operativo", recordó hoy Piñera para a renglón seguido recalcar que la línea férrea está en completa operación.

"Es motivo de satisfacción demostrar a los chilenos, a los bolivianos y al mundo entero" que el compromiso que asumió Chile en el Tratado de Paz y Amistad de 1904 "hoy está en total y pleno funcionamiento", enfatizó.

La celebración de este hito histórico además se da en un difícil momento de las relaciones bilaterales, tras la presentación el pasado 24 de abril por parte de Bolivia de una demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

En esa demanda, el gobierno de La Paz solicita al tribunal de las Naciones Unidas que "falle y declare que Chile tiene la obligación de negociar de buena fe con Bolivia un acuerdo pronto y efectivo que le otorgue una salida plenamente soberana al océano Pacífico".

Al respecto el presidente Piñera dijo este lunes que Chile "siempre va a estar con las puertas abiertas y la mejor voluntad para estrechar los lazos con Bolivia y buscar una integración física, económica, comercial y cultural".

"Pero Chile -puntualizó- no es solo un país que respeta los tratados internacionales, sino que también va a pedirle a su contraparte -en este caso Bolivia- que respete esos tratados, porque en eso se basa la paz y la buena relación entre los países".

Y mientras las diferencias políticas mantienen semiparalizada una vía de comunicación que en su momento transportaba 100.000 toneladas anuales que hoy podrían llegar hasta las 600.000, las autoridades regionales esperan que la situación cambie.

La entrada en funcionamiento del ferrocarril descongestionaría el puesto fronterizo de Charaña, el más elevado del mundo (4.200 metros sobre el nivel del mar), por donde circulan diariamente 700 camiones.

Parte del tráfico se desviaría al paso de Visviri, por donde pasaría el tren, lo que además acortaría el viaje a La Paz en un hora, explicó hoy a un grupo de corresponsales Odlanier Véliz, gobernador de la provincia chilena de Parinacota.

Arreglar el daño en la línea férrea provocado por las crecidas del río Lluta, el rigor del clima desértico y el paso del tiempo se llevó tres años.

Convertir este medio de transporte en un elemento de verdadera integración entre Chile y Bolivia tal vez requiera mucho más tiempo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha