eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Civiles del este de Mosul viven entre el temor y la esperanza ante liberación

- PUBLICIDAD -

Erbil (Irak).- Los residentes de la parte oriental de la ciudad de Mosul, por donde avanzan las tropas iraquíes desde principios de la semana, viven entre el miedo por los bombardeos y los combates, y la esperanza de que les liberen del yugo de los yihadistas del Estado Islámico (EI).

La vida cotidiana y la actividad se han paralizado casi por completo en los barrios del este, desde que las fuerzas gubernamentales irrumpieran el pasado martes en el distrito periférico de Kukyeli y tomaran el control de este y de Al Qudis durante los pasados días.

Las redes telefónicas han vuelto a funcionar en varias zonas del este y del norte de Mosul, sobre las que no se han detenido los ataques aéreos de la aviación iraquí y de la coalición internacional encabezada por Estados Unidos.

Un residente de Mosul de 59 años, Abu Diar Mohamed, dijo a Efe en una conversación telefónica que todas las tiendas del sector oriental están cerradas y las avenidas y mercados están casi desiertos, por lo que han aumentado los precios de los productos alimentarios, que además escasean después de días de combates.

"El EI ha impuesto el toque de queda a partir de las 19:00 hora local (16.00 GMT) por temor a los ataques que tienen lugar cada noche. Escuchamos enfrentamientos todos los días", aseguró este vecino desde el interior de la urbe.

Por otro lado, Moyaser al Sebaui, habitante del barrio de Al Qudis, dijo que los bombardeos aéreos prosiguen sobre Mosul y denunció que la coalición internacional atacó ayer una de las posiciones del EI en su zona, lo que causó la muerte de cuatro mujeres y un niño, y heridas a otros 17 civiles.

Mientras, un vecino de la parte occidental de Mosul, identificado como Salem Abdelwahab, explicó a Efe que acudió a la casa de su hermana en el barrio Al Zuhur (este) para trasladarla al sector oeste por temor a los ataques aéreos y de artillería de las fuerzas gubernamentales.

"Tenemos miedo de los bombardeos. Hay temor y preocupación entre la gente", añadió Abdelwahab.

Asimismo, explicó que la vida en el sector ubicado en la ribera oeste del río Tigris transcurre "con normalidad" respecto a la parte oriental.

Por otra parte, reveló a Efe que el EI desplegó a sus combatientes en las áreas próximas al frente este y norte para obstaculizar el avance las fuerzas iraquíes dentro de Mosul y detener su ofensiva sobre la "capital" del grupo radical en Irak.

"Los yihadistas están con la moral por los suelos y esperan perder el control del este de la ciudad en cualquier momento", destacó Abdelwahab.

En ese sentido, detalló que lo que más temen los yihadistas en el sector oeste son los ataques de los jóvenes de la resistencia que actúan contra el EI dentro de Mosul, así como los bombardeos aéreos.

Por su parte, el presidente del Comité de Seguridad de la provincia de Nínive, de la que Mosul es capital, Mohamed al Bayati, dijo a Efe que la organización terrorista ha suspendido el suministro eléctrico por las noches en las zonas de combate.

Los barrios de Al Karama, Al Tahrir, Al Zahrá, Adén y Al Salam se quedan a oscuras cada noche, en un "intento de confundir" a las tropas iraquíes, las cuales están "entrenadas en la lucha nocturna", destacó Al Bayati.

Además, subrayó que en el este de Mosul se ha impuesto una especie de estado de emergencia, tanto por el día como por la noche: todavía hay algunas tiendas abiertas, aunque cierran muy temprano, y los residentes viven a la espera de noticias sobre la marcha del Ejército sobre la ciudad.

Por último, Al Bayati dijo que el EI mantiene encerrados en sus casas y amenazados a los habitantes de la zona oriental, para usarlos como escudos humanos.

Mientras, en el exterior de la urbe, las organizaciones humanitarias se preparan para recibir a los desplazados que se prevé que huirán de la ciudad, en la que se calcula que hay más de un millón de habitantes.

El asesor de emergencia de la ONU, Raad al Abasi, señaló que las agencias de Naciones Unidas han preparado un plan de socorro para los habitantes de Mosul y cuentan con una gran reserva de alimentos.

"Nos centramos ahora en las familias desplazadas que han llegado estos días a los campamentos, huyendo de los combates, a las que se les ofrece ayuda alimentaria urgente", subrayó.

Al Abasi precisó que desde el 17 de octubre, cuando dio comienzo la ofensiva sobre Mosul, hasta ahora, los civiles desplazados por los combates en los alrededores de la ciudad superan los 19.000 y muchos más siguen abandonando sus hogares a medida que las tropas avanzan en todos los frentes alrededor del último bastión del EI en Irak.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha