eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Condenado el abogado Saavedra por estafar al marido de Gina Lollobrigida

- PUBLICIDAD -
Condenado el abogado Saavedra por estafar al marido de Gina Lollobrigida

Condenado el abogado Saavedra por estafar al marido de Gina Lollobrigida

La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a seis meses de prisión y a un año de inhabilitación para el ejercicio de la abogacía al letrado Javier Saavedra por estafar al empresario barcelonés Javier Rigau, marido de la actriz italiana Gina Lollobrigida, cuando fue cliente de su despacho.

El tribunal, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, condena a Saavedra a seis meses de prisión por estafa y a un año de inhabilitación y 2.160 euros de multa por deslealtad profesional al perjudicar de forma manifiesta los intereses de quien le contrató para representarlo.

La Audiencia absuelve al abogado de los delitos de estafa agravada y de apropiación indebida de los que le acusaba el fiscal y por los que pedía que se le condenara a cinco años de prisión. La acusación particular ejercida por Rigau acudirá ahora a la vía civil para reclamar la cantidad estafada.

El tribunal considera probado que a partir de octubre de 2006 el empresario barcelonés, casado con la actriz Gina Lollobrigida, sufrió una campaña de desprestigio en medios de comunicación, en los que se le tildaba de "mentiroso, gigoló y delincuente".

Jaiver Rigau contrató al conocido abogado Javier Saavedra -que defendió entre otros al exalcalde de Marbella (Málaga) Julián Muñoz y a la duquesa de Alba- para que interpusiera las demandas necesarias para defender su derecho al honor.

Recibió una cantidad de importe desconocido para presentar 44 demandas en nombre de Javier Rigau y otras cuatro en nombre de su madre -aunque de éstas últimas no presentó ninguna- así como otra cantidad para pagar a procuradores.

El acusado, que administraba el dinero que ingresaba su propio bufete, decidió interponer durante 2007 y 2008 sucesivas demandas en las que reclamaba a los demandados entre 200.000 y 300.000 euros.

Sin embargo, Saavedra desatendió su labor en algunos casos, en los que no llegó a interponer ninguna demanda o llegó a renunciar a las que sí había presentado a pesar de que Rigau le había provisto de fondos para cubrir los costes.

Saavedra llegó a engañar a Rigau solicitándole el doble de la fianza que en realidad le pedía el juzgado, dejó de aportar documentación esencial y confió el trabajo a una única procuradora para participar en 20 demandas que ni siquiera llegó a cobrar.

Por ello la Audiencia de Madrid le condena por un delito de deslealtad profesional al considerar que perjudicó a su cliente al no aportar la documentación necesaria, renunciar y desistir de procedimientos sin conocimiento del empresario y presentar demandas a través de otra letrada que no estaba autorizada.

Asimismo, la condena por el delito de estafa se refiere a los 12.000 euros que el acusado recibió de su cliente para abonar una fianza solicitada por el juzgado que en realidad era de 6.000 euros.

Sin embargo, la Audiencia le absuelve del delito de estafa agravada al entender que, cuando se firmó el contrato entre el abogado y el empresario, la voluntad del acusado no era la de estafar a su cliente, a pesar de los posteriores defectos de forma que hubiera podido cometer el letrado.

Tampoco le condena por un delito de apropiación indebida, como solicitaban las acusaciones, al considerar que el pago de los honorarios a la procuradora deben ser reclamados por ésta en el orden civil.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha