eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Consejo de Seguridad de la ONU pide calma en Burundi, pero está dividido sobre las elecciones

- PUBLICIDAD -
El Consejo de Seguridad de la ONU pide calma en Burundi, pero está dividido sobre las elecciones

El Consejo de Seguridad de la ONU pide calma en Burundi, pero está dividido sobre las elecciones

El Consejo de Seguridad de la ONU hizo hoy un llamamiento a la calma en Burundi, pero se mostró dividido sobre la decisión del presidente, Pierre Nkurunziza, de concurrir a las elecciones, motivo de las actuales protestas.

Tras una reunión a puerta cerrada, la presidenta del Consejo, la lituana Raimonda Murmokaite, dijo que todos los miembros pidieron a las partes "evitar la violencia" y avanzar hacia unas elecciones "creíbles, transparentes, inclusivas y pacíficas".

Sin embargo, admitió que "los Estados miembros tienen diferentes opiniones" sobre la decisión de Nkurunziza y por ello el Consejo no ha podido pronunciarse sobre ella.

Entre otros países, Rusia ha insistido en que el máximo órgano de decisión de la ONU no debería entrar en esa cuestión, al considerarla un asunto nacional.

Mientras, Estados Unidos cree que la decisión del presidente de aspirar a un tercer mandato es ilegítima, según dijo hoy a los periodistas su embajadora, Samantha Power, que expresó su preocupación por la distribución de armas entre partidarios de Nkurunziza.

Power advirtió que Estados Unidos está dispuesto a sancionar a los responsables de la violencia, que comenzó el 26 de abril y se ha cobrado la vida de al menos 10 personas.

Además, cerca de 35.000 burundeses han huido a Ruanda, Tanzania y la República Democrática del Congo, según las últimas cifras del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El Tribunal Constitucional de Burundi autorizó el martes la candidatura de Nkurunziza con la que optará a un tercer mandato presidencial, decisión que ha sido criticada por la oposición.

La candidatura del mandatario hutu ha suscitado el temor entre grandes sectores de la población burundesa, que apenas hace una década salió de una guerra civil (1993-2005) que enfrentó a los dos principales grupos étnicos del país -hutus y tutsis- y hundió su economía.

La ONU, a través de su enviado, trata de impulsar un diálogo entre las distintas fuerzas políticas para evitar un deterioro de la situación.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha