eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Consejo Seguridad hace balance del trabajo del TPIR al final de su mandato

- PUBLICIDAD -
El Consejo Seguridad hace balance del trabajo del TPIR al final de su mandato

El Consejo Seguridad hace balance del trabajo del TPIR al final de su mandato

El Consejo de Seguridad de la ONU hizo hoy balance del trabajo del Tribunal Penal Internacional para Ruanda (TPIR) al final de su mandato y destacó su contribución a la reconciliación y la restauración de la paz en ese país africano.

El TPIR fue creado por el Consejo de Seguridad en 1994 para juzgar a los principales responsables del genocidio ruandés, y después de 21 años en funcionamiento, su mandato concluye este 31 de diciembre.

"Tomamos nota de la contribución del TPIR a la lucha contra la impunidad (en ese país), así como en el desarrollo de la justicia penal internacional, en especial en relación a los crímenes de genocidio", dijeron hoy los miembros del Consejo en un comunicado.

Asimismo, aseguraron que el Mecanismo para los Tribunales Penales Internacionales (MICT) creado en 2010 fue "esencial" para garantizar que el final del mandato del TPIR no deje la puerta abierta a la impunidad de los fugitivos que aún no han sido juzgados.

Por ello, los miembros del máximo órgano de decisiones de la ONU hicieron un nuevo llamado a todos los Estados miembros a seguir cooperando con el MICT y el Gobierno ruandés para ayudar a detener y juzgar a los ocho acusados por el TPIR que todavía siguen fugitivos.

"Pedimos a todos los Estados miembros que investiguen, detengan, juzguen o extraditen a todos los fugitivos acusados de genocidio que todavía sigan viviendo en sus territorios", añadieron en el mismo comunicado.

El Consejo estableció el TPIR en la ciudad tanzana de Arusha a finales de 1994 para juzgar a los principales responsables del genocidio ruandés, en el que en 100 días fueron asesinadas unas 800.000 personas, la mayoría tutsis y también hutus moderados.

El conflicto estalló el 6 de abril de 1994 tras el asesinato del presidente ruandés, Juvénal Habyarimana, que pertenecía a la etnia hutu, mayoritaria en el país, que murió cuando el avión en el que viajaba fuera derribado.

Los hutus atribuyeron el magnicidio a los tutsis del Frente Patriótico Ruandés (FPR), con el que habían librado una guerra civil intermitente desde 1990, y la matanza posterior terminó siendo el mayor genocidio registrado en el mundo, según la ONU.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha