eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Consejo Superior de Estado de Libia rechaza a Hafter como comandante supremo

- PUBLICIDAD -
El Consejo Superior de Estado de Libia rechaza a Hafter como comandante supremo

El Consejo Superior de Estado de Libia rechaza a Hafter como comandante supremo

El Consejo Superior de Estado de Libia ha rechazado las declaraciones del ministro de Asuntos Exteriores, Mohamed Siala, en las que consideró a las fuerzas del controvertido general Jalifa Hafter como "el núcleo central para la construcción del ejército nacional".

Las declaraciones de Siala son "una clara violación de las disposiciones del acuerdo político y una amenaza directa al espíritu de pactos que aumenta la tensión y amenaza la paz social a la sombra de las instituciones militares y de Seguridad ", dijo el Consejo en un comunicado publicado anoche.

El Consejo Superior de Estado de Libia es una especie de órgano consultivo acordado durante el diálogo nacional entre las partes rivales libias que pactaron, el pasado día 17, un Gobierno de unidad nacional y las instituciones que lo acompañarán.

Según la nota, las declaraciones de Siala contradicen en particular los artículos 8 y 14 de los acuerdos políticos que se refieren a que "las instituciones militares no sirvan a intereses de partes políticas, ideológicas, regionales o golpistas".

La fuente agregó que el acuerdo político vigente estipula que "es el Consejo Presidencial del Gobierno de Unidad Nacional el comandante supremo del Ejército libio y al que tiene que sujetarse toda institución militar o de Seguridad".

Por último, el Consejo Superior de Estado pide al Consejo Presidencial "que se tome una postura urgente de rechazo de estas declaraciones peligrosas que violan el acuerdo político y que se adopten medidas necesarias para garantizar que no se repitan".

Libia es un Estado fallido, víctima del caos y la guerra civil, desde que en 2011 la OTAN contribuyera a la victoria del alzamiento rebelde contra la larga dictadura de Al Gadafi.

Cinco años después, dos gobiernos, uno en el oeste designado por la ONU, y otro en el este dirigido por el influyente general Jalifa Hafter -al que apoya Rusia- se disputan el poder y el control de los recursos petroleros apoyados por numerosas y poderosas milicias que a menudo cambian de bando.

De la situación se han aprovechado grupos radicales vinculados con el EI y con la Organización de Al Qaida en el Magreb Islámico (AQMI) que han extendido su presencia y su influencia en todo el país.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha