eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Correa iba con asiduidad a Génova en los años 90 para visitar a Bárcenas

- PUBLICIDAD -
Correa iba con asiduidad a Génova en los años 90 para visitar a Bárcenas

Correa iba con asiduidad a Génova en los años 90 para visitar a Bárcenas

El supuesto cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa, comenzó a acudir "con asiduidad" en los años 90 a la sede del PP de la calle Génova para visitar al entonces gerente nacional, Luis Bárcenas, y conseguir contrataciones públicas para su red de empresas.

El juez Pablo Ruz dedica en su auto de fin de la instrucción de una pieza del caso Gürtel, en la que propone juzgar a 43 imputados, un apartado al "comienzo de las relaciones con el Partido Popular" en el que relata cómo Correa empezó a tener vínculos con cargos del partido para beneficiarse de adjudicaciones.

Relata que en los años 90 las empresas de Gürtel empezaron a prestar servicios para el PP "fruto de las relaciones de amistad" de Correa con personas afines al partido, tanto con actos políticos como prestando servicios a través de su agencia de viajes.

Así, Correa participó en la preparación y ejecución de las campañas electorales gallegas de 1999, cuando Pablo Crespo era secretario de Organización del PP en esa comunidad. A su salida de la ejecutiva nacional del partido, Crespo pasó a trabajar en las empresas de Correa.

Los trabajos para el PP, principalmente hechos por la empresa Special Events, se produjeron en la etapa en que esta formación ocupaba el gobierno de la nación, explica Ruz, que añade que se consiguieron gracias a la relación directa entablada con responsables de las áreas electoral, tesorería, gerencia y organización del partido.

En esa época, Correa acudía asiduamente a la sede el PP en la calle Génova para entrevistarse con el extesorero Luis Bárcenas, el exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda (exmarido de la ministra Ana Mato) y con el exdiputado Jesús Merino.

"Durante ese tiempo -explica el juez- Francisco Correa se relaciona con diversas personas con responsabilidades orgánicas o políticas en el Partido Popular que, por su influencia o su competencia directa en determinadas adjudicaciones públicas, resultan determinantes para que las mismas sean finalmente obtenidas por las sociedades del grupo de Correa".

A cambio, el cabecilla de Gürtel se encargaba de entregar "dádivas (desde dinero en efectivo a regalos de lujo, coches u otros objetos o servicios) en contraprestación a los funcionarios y autoridades intervinientes".

"De esta forma consigue crear una relación estable con estas personas ganando su confianza a la vez que favorece la obtención de negocio para sus empresas", detalla el juez.

Todo lo anterior ocurrió en las legislaturas 1996-2000 y 2000-2004 del PP, pero, según el juez, cuando este partido perdió las elecciones generales en 2004 cambió la estructura orgánica de la formación política y "la organización a nivel nacional se desvincula de las empresas de Francisco Correa".

Sin embargo, Ruz indica que Correa continuó manteniendo relación con determinados cargos públicos de la formación política, al tiempo que se adaptó a la nueva coyuntura mediante la creación de una sociedad que se traslada a Valencia.

El responsable de esa nueva sociedad era Álvaro Pérez, el Bigotes, que tenía experiencia en la organización de los eventos para el partido a nivel nacional a través de la entidad de la trama Special Events, y "buenas relaciones con las personas que ocupan cargos de responsabilidad en el partido y en los órganos de gobierno de la Generalitat Valenciana".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha