eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Corrupción, pobreza y apatía en el fin de la campaña electoral búlgara

- PUBLICIDAD -
Corrupción, pobreza y apatía en el fin de la campaña electoral búlgara

Corrupción, pobreza y apatía en el fin de la campaña electoral búlgara

Bulgaria cierra hoy la campaña electoral para los comicios legislativos anticipados del domingo, marcada por las acusaciones de compra de votos y escuchas ilegales y con el descontento popular por la pobreza como telón de fondo.

El enfado y la decepción generalizada de los búlgaros con la clase política amenaza con traducirse en una abstención de hasta el 48 por ciento, ocho puntos por encima de la de los comicios de 2009, aunque no es ningún récord en el país más pobre de la UE y donde los niveles de corrupción son aún muy altos.

La celebración de los comicios cuatro meses antes de lo previsto se debe a la renuncia el pasado febrero del Ejecutivo de Boiko Borisov, el primer ministro populista y conservador, tras semanas de protestas populares.

Las manifestaciones, en ocasiones violentas, tuvieron como detonante los elevados precios de la electricidad y sacaron a la superficie el creciente resentimiento contra la clase política, al no haberse cumplido las promesas de bienestar, seis años después de la entrada del país en la UE.

Así, el enfado popular no sólo se dirigió contra el partido de Borisov, el conservador GERB, y sus medidas de austeridad y ahorro, sino contra todas las fuerzas que han tenido responsabilidad de gobierno en los últimos 23 años, tras la caída del comunismo.

Según las últimas encuestas, el GERB recibiría entre el 23 y 32 por ciento de los votos, por debajo del 39,7 por ciento de las últimas elecciones generales.

Su principal contrincante, el Partido Socialista, obtendría el 20,4 por ciento de los respaldos electorales, con lo que mejoraría en 3 puntos sus últimos resultados.

Otros dos partidos que superarían el umbral mínimo del 4 por ciento para entrar en el Parlamento de 240 escaños son el partido étnico turco DPS, con hasta el 11,6 por ciento, y el ultranacionalista Ataka, con un 8 por ciento.

Opciones tiene también el conservador Movimiento Bulgaria de los Ciudadanos, que oscila en las encuestas entre 3,7 y el 4 por ciento.

El resto de votos se diluiría entre las otras 41 formaciones que se presentan a las elecciones.

La falta de mayorías absolutas, los enfrentamientos entre todos los partidos y la negativa de todas las fuerzas a pactar una hipotética coalición con el GERB, hacen prever una complicada formación de Gobierno si los resultados confirman las encuestas.

Esta situación crea la posibilidad, según varios sociólogos, de que el resultado electoral lleve a un callejón sin salida que obligue a convocar nuevas elecciones tras el verano.

La campaña, más allá de las promesas electorales y de mejora económica, ha estado marcada una vez más por las denuncias de compra de votos, que afectan a todos los partidos.

Según el diario "Standart", que cita fuentes del Ministerio del Interior, emisarios de diversos partidos han visitado barrios habitados por gitanos en diferentes partes del país para ofrecer entre 50 y 75 euros por voto.

La Policía ha desarticulado una red de compraventa de votos y se ha incautado de 50.000 euros en metálico y una lista con 12.000 electores.

Hasta el momento se investigan 26 casos de supuestos delitos contra la legislación electoral, de los que seis son de posible compraventa de votos, según fuentes del Gobierno.

Otro escándalo que ha salpicado el proceso electoral es el de las supuestas escuchas ilegales a políticos, periodistas y empresarios ordenadas por el Ministerio del Interior.

La propia Fiscalía de Sofía ha acusado a Tsvetan Tsvetanov, entonces ministro y ahora jefe de campaña del GERB, de estar vinculado a esas escuchas, por las que ha sido interrogado tres veces durante la campaña.

A finales de abril se filtró una grabación en la que se oye a Borisov discutir sobre cómo sobornar a los medios y manipular una investigación por corrupción contra el ex ministro de Agricultura.

Una nueva grabación apareció hace días en internet, en la que una voz, que se asegura que es de Borisov, da instrucciones sobre cómo manipular la concesión de contratos a determinadas empresas.

"Paradójicamente, la campaña no ha movilizado a los votantes y esos escándalos han elevado la abstención y la indecisión del electorado", explicó a la emisora BNR la socióloga Guenoveva Petrova.

Vladislav Púnchev

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha