eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cuba premia a las "caras del deshielo" con nuevos cargos de embajadores

- PUBLICIDAD -
Cuba premia a las "caras del deshielo" con nuevos cargos de embajadores

Cuba premia a las "caras del deshielo" con nuevos cargos de embajadores

Cuba ha premiado con cargos de embajadores a los diplomáticos que negociaron la reanudación de relaciones con Estados Unidos: Josefina Vidal y Gustavo Machín, las "caras del deshielo", serán los jefes de misión en Canadá y España, respectivamente, confirmaron a Efe fuentes diplomáticas.

Desde 2012 Vidal ejercía como directora del Departamento para Norteamérica del Ministerio de Relaciones Exteriores cubano, y Machín como subdirector, las dos figuras que negociaron la reapertura de embajadas y la veintena de acuerdos bilaterales rubricados con la administración del expresidente Barack Obama.

Tales nombramientos son vistos como una promoción por esa labor, un reconocimiento de la Cancillería a ese buen trabajo, ya que son enviados a dos países relevantes en las relaciones exteriores de la isla, indicó a Efe un exdiplomático cubano.

Se desconoce por el momento qué figuras sustituirán a Vidal y Machín al frente de los asuntos de Norteamérica de la Cancillería, una tarea que, según fuentes consultadas por Efe, previsiblemente recaerá en alguno de los embajadores que concluyen misión y regresan a Cuba.

El nuevo equipo deberá lidiar con una situación nueva, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, anunciara el pasado junio su intención de revertir ese proceso de acercamiento con la isla, aunque de momento el principal cambio es la retórica.

Pese a recuperar viejas dialécticas de la Guerra Fría contra la isla comunista, Trump se limitó a anunciar restricciones a los viajes de estadounidenses y prohibir hacer negocios directos con Gaesa -un conglomerado empresarial vinculado a las Fuerzas Armadas-, pero ni ha roto relaciones con Cuba, ni ha suspendido ninguno de los acuerdos bilaterales.

En la ceremonia de juramento de los 38 nuevos embajadores celebrada el domingo en La Habana, Josefina Vidal resaltó el "alto honor" que supone ese nombramiento, que implica además una "gran responsabilidad y el hermoso compromiso de contribuir a la continuidad de la tradición diplomática" de la isla.

El mandatario cubano, Raúl Castro, presidió ayer en el Palacio de la Revolución ese acto, en el que los embajadores recién designados -27 hombres y 11 mujeres- firmaron el juramento con el que se comprometen a defender la política exterior de Cuba.

De manera oficial, sólo se ha dado a conocer la identidad de los nuevos embajadores, pero no los destinos a los que irán, ya que todavía es necesario el plácet del país destinatario.

Josefina Vidal es una figura reconocida dentro y fuera de Cuba, ya que fue la cara dialogante y amable del Gobierno cubano en un proceso de deshielo que en sus inicios tuvo al otro lado de la mesa a Roberta Jacobson, que dirigía los asuntos hemisféricos en el Departamento de Estado y que ahora es la embajadora de EE.UU en México.

En aquel momento, el hecho de que las dos jefas negociadoras fueran mujeres se percibió como una positiva señal de cambio.

Desde ese momento, Vidal se convirtió en una de las voceras de la Cancillería con más presencia en los medios, tanto estatales como internacionales, ya que mantenía frecuentes encuentros con la prensa y una muy activa presencia en Twitter; una imagen fresca poco habitual en un Gobierno caracterizado por su hermetismo.

Educada, cordial y dispuesta a responder indistintamente en español o en inglés en sus intervenciones ante la prensa, nunca se ha salido del discurso oficial, basado en destacar los obstáculos de la distensión con EE.UU, pero también la disposición de la isla al diálogo.

En 2015 Vidal fue incluida entre los pensadores más prominentes Global Thinkers, que cada año elabora la revista Foreign Policy, junto a Roberta Jacobson y los funcionarios de la Casa Blanca Ricardo Zúñiga y Ben Rhodes, que participaron en las conversaciones previas al anuncio del deshielo en diciembre de 2014.

Vidal se doctoró en el Instituto de Relaciones Internacionales de Moscú y en los noventa trabajó como analista en la embajada de París, por lo que habla con fluidez ruso y francés, además de inglés.

Entre 1999 y 2003, trabajó como primera secretaria en la Sección de Intereses de Cuba en EEUU, cargo que tuvo que dejar después de que el Gobierno de George W. Bush expulsara a 14 diplomáticos cubanos a los que declaró persona non grata por presuntas "actividades hostiles a la seguridad nacional".

Videl no figuraba en ese listado, pero sí su "mano derecha" en la Cancillería, Gustavo Machín -designado embajador en España-, y también su esposo, el entonces cónsul José Anselmo López, por lo que ella regresó a Cuba.

Estos cambios coinciden además con la salida del encargado de negocios de la Embajada estadounidense en La Habana, Jeffrey DeLaurentis, quien concluyó su misión y ha sido sustituido de forma interina por Scott Hamilton, hasta ahora "número dos" de la representación de ese país

DeLaurentis, nominado por el expresidente Obama, ejerció de facto como embajador desde la reapertura mutua de embajadas en julio de 2015, aunque nunca llegó a ser confirmado en el cargo debido a la oposición de las dos Cámaras del Congreso de EE.UU, de mayoría republicana.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha