eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Davis urge apoyo para la ley que convierte en británicas las leyes europeas

- PUBLICIDAD -
Davis urge apoyo para la ley que convierte en británicas las leyes europeas

Davis urge apoyo para la ley que convierte en británicas las leyes europeas

El ministro británico para el "brexit", David Davis, urgió hoy al Parlamento a respaldar el proyecto de ley de la Gran Derogación, que convertirá en británicas las leyes comunitarias tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) en 2019.

Davis dijo a los diputados en la Cámara de los Comunes que es "del interés nacional" apoyar el texto legislativo, llamado también "de Retirada de la Unión Europea", que se publicó el 13 de julio y hoy se debate por primera vez antes de una votación inicial el próximo lunes.

La oposición laborista, liderada por Jeremy Corbyn, ya ha adelantado que se opondrá al proyecto, que, tras el trámite del lunes, se someterá a un periodo de enmiendas previo a ser votado definitivamente por los Comunes y los Lores en una futura fecha, aún no programada.

El Gobierno de la primera ministra, Theresa May, confía en que la legislación sea aprobada sin demasiados problemas con el voto de los conservadores y de los diez diputados del Partido Democrático Unionista (DUP) de Irlanda del Norte, de quienes depende después de perder su mayoría absoluta en las elecciones del pasado junio.

Davis intentó convencer a todos los partidos de la necesidad de "trabajar juntos" para preparar el "brexit" o salida británica de la UE y argumentó que la ley servirá para garantizar "una salida suave" del bloque comunitario.

Según dijo, el texto proporcionará "estabilidad al sistema legal" y ofrecerá "certeza a las empresas, los consumidores y los ciudadanos en todo el Reino Unido".

"Espero que todo el mundo en esta cámara reconozca la naturaleza esencial de esta legislación, que es ser la base sobre la que legislaremos en años venideros", afirmó.

Una vez aprobada, la Ley de la Gran Derogación revocará el Acta de Comunidades Europeas de 1972, que autorizó en su día el ingreso -en 1973- de este país en la entonces Comunidad Económica Europea (CEE).

En concreto, su mayor objetivo es permitir que las normativas comunitarias que se aplican actualmente en el Reino Unido continúen vigentes, incorporadas al derecho británico, al día siguiente de la fecha oficial de su retirada del bloque, a fin de garantizar una buena transición.

Sin embargo, el proyecto de ley presentado por el Gobierno de May no ha satisfecho a la oposición, que se opone particularmente a unas cláusulas que dan competencias a los ministros para tomar decisiones sin tener que consultar al Parlamento en aspectos normativos considerados más técnicos.

Además, el Ejecutivo conservador confirmó en julio que no tiene intención de incorporar a la legislación británica la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea (2009), lo que también disgusta a los laboristas.

El Gobierno ha subrayado no obstante que quiere que el Reino Unido siga siendo miembro de la Convención Europea de los Derechos Humanos, de 1953, y sostiene que abandonar la carta fundamental no tendrá un impacto significativo.

La Ley de la Gran Derogación es un paso significativo en el proceso hacia el "brexit", pues prepara el terreno legal en el Reino Unido para dicho divorcio, que, según el calendario previsto, debería consumarse el 29 de marzo de 2019.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha