eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Defensa ha rebajado el impacto de sus programas de armas en el déficit hasta 2015 pero avisa que "saldrá más adelante"

El secretario de Estado de Defensa, Pedro Argüelles, ha explicado este jueves en el Congreso que la renegociación con las empresas ha rebajado el impacto de los grandes programas de armamento en el déficit del Estado hasta 2015, pero ha avisado de que "saldrá más adelante". "No queremos engañar a nadie", ha afirmado.

- PUBLICIDAD -
Defensa ha rebajado el impacto de sus programas de armas en el déficit hasta 2015 pero avisa que "saldrá más adelante"

Argüelles ha presentado en la Comisión de Defensa de la Cámara Baja el resultado de la reprogramación discutida con la Industria, que ha llevado a rebajar el grueso total de los 19 proyectos desde los 33.345 millones hasta los 26.495 millones de euros.

NI UN 'CAZA' MÁS HASTA 2015

Las negociaciones han incluido una reducción importante de los pedidos y la puesta a la venta de otras unidades a las que no se podía renunciar, además del aplazamiento de las entregas durante los próximos años. Es el caso del programa Eurofighter, con el que se ha acordado que no se volverá a recibir un 'caza' hasta 2015.

De esta manera, al retrasar las entregas, se rebaja el impacto de estos programas en el déficit, ya que es en el momento de la recepción de los buques, aviones, helicópteros y carros de combate cuando la deuda computa como déficit.

"El retraso en las entregas de las unidades tiene efecto en el retraso del impacto del déficit", ha señalado el secretario, que ha reconocido que eso que ahora se "rebaja" al final "saldrá más adelante".

"No queremos engañar a nadie, es una manera de gestionar el impacto en déficit", ha defendido Argüelles, que ha insistido en que lo que el Ministerio ha hecho es "aprovechar la renegociación para que el impacto en déficit sea menor" en estos años de crisis, con "la esperanza" de que la economía nacional "empiece a recuperar su senda natural de crecimiento" y la reducción del déficit "deje de ser un asunto prioritario".

En concreto, en 2012 se consiguió reducir de 3.425 millones de euros a 840 millones los pagos pendientes computables como déficit. Para 2013 se prevé pasar de los 2.107 a los 1.355 millones y en 2014, de los 2.225 a los 671 millones de euros.

EL PSOE DEJÓ DE PAGAR, SE QUEJA

Durante estos años, Argüelles ha reconocido que serán necesarias partidas anuales de entre 800 y 1.000 millones de euros para afrontar pagos, que ha defendido que se atajen con créditos extraordinarios como se hizo en 2012. El año pasado, el Gobierno autorizó pagos por 1.783 millones de euros para atender compromisos pendientes desde 2010, año en que el anterior Ejecutivo "dejó de pagar" a las empresas, en palabras de Argüelles.

A partir de ahora, y en respuesta a la pregunta del diputado de ERC Joan Tardà, que ha pedido la cifra de "lo que queda por pagar" de estos programas, Argüelles ha señalado que faltan "por financiar con cargo a deuda" unos 8.500 millones de euros.

El secretario ha explicado que de los 29.495 millones que se fijan como coste total de los programas, ha y 6.000 que ya se han pagado y hay otros 15.000 que fueron "prefinanciados" por el Ministerio de Industria. Este paquete, ha dicho, se encuentra ya "dentro de la contabilidad" y, por tanto, no tiene un efecto en el déficit.

Tras la intervención inicial del secretario de Estado, en la que ha detallado cómo afecta la renegociación a cada uno de los grandes programas, la portavoz de Defensa de UPyD, Irene Lozano, le ha reprochado a Argüelles que acudiera al Congreso como "un contable" y no hablara del Ejército.

A su juicio, lo "importante" es cómo afecta esta reprogramación a las Fuerzas Armdas, ya que estos proyectos son sólo "un medio" para que los militares puedan llevar a cabo su trabajo. "A nosotros --ha dicho-- nos preocupa la defensa de España, que es un bien público, al que hay que dotar de medios".

Además, ha preguntado si la reducción de algunos pedidos, como el del avión de transporte militar A400M, que pasa de comprar 27 unidades a dedicar 13 de ellos a la venta a terceros, significa que en el momento de las compras "se exageró" o es que ahora el Ejército va a tener "capacidades inferiores a las que necesitaría".

A juicio del portavoz de CiU, Feliu Guillaumes, la respuesta a este interrogante es que los "tres Gobiernos" implicados en estos programas fueron "más allá de lo que era estrictamente necesario" en sus compromisos con la Industria.

Mientras tanto, el portavoz socialista, Victor Morlán, que fue secretario de Estado de Infraestructuras, ha pedido más detalles sobre cómo se van a pagar las cantidades pendientes y se ha interesado por algunos programas cuyo inicio se previo en la pasada legislatura y para los que todavía no se ha aprobado la financiación, como la segunda serie de los buques de acción marítima o los vehículos 8x8.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha