eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Delegado en Euskadi: Los presos deben desgajarse de ETA para que haya cambios

- PUBLICIDAD -
Delegado en Euskadi: Los presos deben desgajarse de ETA para que haya cambios

Delegado en Euskadi: Los presos deben desgajarse de ETA para que haya cambios

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, considera que para que se produzcan cambios en materia de política penitenciaria los presos de ETA deben dar el paso de "desgajarse" de la banda terrorista y superar su "dependencia" de la organización "criminal".

En una entrevista con Efe, De Andrés ha indicado que es cada uno de los presos de ETA el que está en condiciones de poder cambiar la política penitenciaria y ha indicado que para ello el "paso fundamental" que deben abordar es la "superación de su dependencia" a la banda.

Así, ha indicado que la política de dispersión "variará" cuando los presos se desvinculen de ETA ya que como ha recordado esta medida se activó para evitar los controles internos y la "férrea" disciplina ejercida dentro de la organización terrorista con una "tenacidad asombrosa".

En este sentido ha reconocido que le hubiera gustado que la decisión adoptada por el colectivo de presos EPPK de afrontar las vías legales individuales de acceso a los beneficios penitenciarios se hubiera tomado "individualmente" no de "forma colectiva" como se ha hecho, porque demuestra que los reclusos todavía están "sometidos" a ese control de la banda terrorista.

"Lo que tendría que hacerse desde los poderes que existen dentro de ETA y de la organización política y violenta que los han auspiciado, es apartarse completamente y dejar que actúen con libertad esos presos", ha resumido.

Preguntado por si la disolución de ETA facilitaría ese paso, De Andrés ha indicado primero que la disolución de la organización "está dentro de las cárceles": "ETA no son los seis o siete que pueden quedar en Francia. ETA donde está ahora mismo es dentro de las cárceles", ha matizado.

Por ello, si en prisión "deciden que se disuelven como organización y dejan de ejercer presión sobre otros miembros de la banda y que la gente actúe con independencia y autonomía eso efectivamente sería una disolución muy cierta", que "tendría consecuencias en el proceso penal y personal" de los presos, ha indicado.

De Andrés ha afirmado por otro lado que no ha habido "jamás" un preso etarra enfermo que haya muerto en la cárcel y sí casos como el de José Manuel Azkarate Ramos, excarcelado en 1992 porque padecía una enfermedad que le llevaba "inexorablemente a la muerte", algo que no ha ocurrido 25 años después.

"Yo niego la mayor, podemos entrar en el discurso de Etxerat y de las gestoras pero no es cierto, la realidad es que se está actuando de manera respetuosa con los últimos momentos que pueda tener una persona enferma", ha subrayado.

De Andrés ha recalcado asimismo que son los médicos forense los que deben determinar si un preso está enfermo y no la familia del reo, ni el médico que ha contratado ésta ni el colectivo Etxerat.

El delegado del Gobierno en el País Vasco ha puesto en valor los avances operados: "ETA ha dejado de matar, inicia un proceso de desarme" y "hay un abandono progresivo de la presión que se ejerce en la sociedad en los ámbitos de la izquierda radical nacionalista".

"Las cosas que van en el sentido deseable" pero "van muy lento y tampoco hay que estar agradecido" porque "esto es lo natural y a lo que tenemos derecho, no es ningún regalo que nos está haciendo ese colectivo violento", ha recalcado.

Finalmente ha asegurado que durante las fiestas veraniegas va a trabajar "con celo" para evitar que se produzcan homenajes a presos de ETA, a "criminales que han causado un enorme daño".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha