eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Detenido un empleado de base de EEUU en Okinawa por la muerte de una joven

- PUBLICIDAD -
Detenido un empleado de base de EEUU en Okinawa por la muerte de una joven

Detenido un empleado de base de EEUU en Okinawa por la muerte de una joven

La policía ha detenido a un empleado estadounidense de una base militar de ese país en Okinawa (sur de Japón) por su supuesta vinculación con la muerte de una joven japonesa, un suceso que ha generado protestas de Tokio ante Washington.

Los detalles del caso, revelados hoy por la prensa, salen a la luz en medio del fuerte rechazo de la población de Okinawa a la presencia de las bases estadounidenses en esta isla, un asunto que ha complicado las relaciones bilaterales entre Japón y Estados Unidos.

El detenido es Kenneth Franklin Shinzato, un exmilitar de 32 años estadounidense que trabaja en la base aérea de Kadena en Okinawa, y es considerado el principal sospechoso de la desaparición y muerte de una joven lugareña de 20 años.

La policía arrestó a Shinzato la víspera porque unas cámaras de seguridad captaron su vehículo cerca del bosque donde apareció el cadáver de la víctima, según dijeron fuentes de la investigación a la agencia Kyodo.

Las autoridades hallaron restos del ADN de la joven en el vehículo de Shinzato, y éste habría confesado que abandonó el cuerpo inconsciente de la joven, según las mismas fuentes.

La víctima, Rina Shimabukuro, fue vista por última vez el día 28 del mes pasado, cuando dijo a su pareja que salía a dar un paseo hacia las ocho de la tarde.

A raíz del suceso, el ministro de Asuntos Exteriores, Fumio Kishida, presentó una protesta ante la embajadora de Estados Unidos en Japón, Caroline Kennedy, y pidió a Washington "toda su colaboración para esclarecer el caso y evitar que se repita".

En la misma línea, el ministro de Defensa, Gen Nakatani, trasladó su "indignación" al comandante John Dolan, máximo responsable de las fuerzas estadounidenses desplegadas en territorio japonés.

"Este incidente ha ocurrido precisamente porque las bases estadounidenses están aquí", afirmó por su parte el gobernador de Okinawa, Takeshi Onaga, quien fue elegido en 2014 tras una campaña centrada en poner fin a la presencia militar de EE.UU. en este archipiélago meridional.

El suceso ha salido a la luz una semana antes del viaje que realizará a Japón el presidente estadounidense, Barack Obama, para participar en la cumbre del G7 en Ise-Shima (centro), estancia en la que acudirá posteriormente a Hiroshima en la primera visita de un líder estadounidense a esta ciudad atacada con la bomba atómica en 1945.

La población de Okinawa ha protestado durante años por el excesivo despliegue militar en sus islas y los riesgos para la seguridad ciudadana que implica la cercanía de bases aéreas a zonas muy pobladas, así como por los crímenes que cometen miembros de las Fuerzas Armadas estadounidenses en la región.

El más grave tuvo lugar en 1995 cuando tres soldados de una base de Okinawa secuestraron y violaron a una niña de 12 años.

Okinawa alberga a más de la mitad de los cerca de 47.000 efectivos militares que EEUU mantiene en Japón, así como al 74 por ciento de las instalaciones castrenses de ese país en el archipiélago.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha