eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Detenido un responsable del genocidio de Ruanda de 1994

- PUBLICIDAD -
Detenido un responsable del genocidio de Ruanda de 1994

Detenido un responsable del genocidio de Ruanda de 1994

Uno de los presuntos responsables del genocidio contra los tutsis en Ruanda, que en 1994 causó más de 800.000 muertos, fue detenido en el noreste de la República Democrática del Congo, informó hoy a EFE el gobernador de la provincia Kivu Norte, Julien Paluku.

Ladislas Ntanganzwa, de 53 años, estaba buscado por el Mecanismo para Tribunales Penales Internacionales de Naciones Unidas (UNMICT, en inglés) por "genocidio, incitación directa y pública para cometer genocidio y crímenes contra la humanidad" y Estados Unidos había ofrecido una recompensa de cinco millones de dólares por su captura.

"Fue arrestado y traicionado por sus compañeros", explicó a Efe Paluku, que indicó que Ntanganzwa, miembro de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR), fue apresado tras verse obligado a huir de Ikobo, zona fronteriza con Ruanda, tras una ofensiva militar contra los grupos rebeldes de la zona.

Por ahora, Ntanganzwa se encuentra en manos de la Policía congolesa y a la espera de que el Gobierno de la RDC decida si lo extradita a Ruanda de forma inmediata o realiza algún tipo de investigación previa.

Según el Departamento de Estado de EEUU, Ntaganzwa era el alcalde de Nyakizu, en la prefectura de Butare (al sur de Ruanda), y miembro del Movimiento Republicano Nacional para la Democracia (MRND), el partido de mayoría hutu que gobernó Ruanda entre 1975 y 1994 bajo la presidencia de Juvénal Habyarimana.

Ntaganzwa está acusado de ser "uno de los principales instigadores del genocidio en la prefectura de Butare, ayudando a establecer, entrenar, armar y dirigir a la milicia Interahamwe en la región", así como de "realizar discursos alentando la eliminación de los tutsis y facilitando el asesinato de refugiados tutsis".

El conflicto estalló el 6 de abril de 1994 tras el asesinato de Habyarimana, que murió junto al presidente de Burundi, Cyprien Ntaryamira, después de que el avión en el que viajaban fuera derribado, aunque existían indicios claros de la situación que se estaba gestando desde meses antes.

La matanza que siguió -el Gobierno ruandés acusó a los rebeldes tutsis del Frente Patriótico Ruandés (RPF, en inglés) del asesinato- terminaría con la vida 800.000 tutsis y hutus moderados en poco más de tres meses.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha