eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Detrás de un gran hombre

- PUBLICIDAD -
Detrás de un gran hombre

Detrás de un gran hombre

Superada la primera mitad de la campaña, hoy ha sido un día de mujeres y, si no fuera por lo que tiene de machista, se podría decir que algunos han querido dejar claro que "detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer".

Al menos así de claro lo tienen en el PSOE y en Podemos, donde a nadie se le escapa que Susana Díaz y Ada Colau, respectivamente, son dos mujeres importantes para esos partidos, de las que suman votos, que al fin y al cabo es de lo que se trata.

La sombra del terrorismo ha planeado sobre esta novena jornada, aunque los partidos no han recurrido a este asunto en sus mítines, más allá de expresar sus condolencias a los dos policías muertos en Kabul y a sus familias.

El secretario general del PSOE tenía mitin en Sevilla y allí, a diferencia de lo que ocurrió en mayo en la campaña de las municipales, ha encontrado a una Susana Díaz afectuosa y entusiasta, que ha puesto todo el peso del socialismo andaluz a disposición de Sánchez para llevarle a la Moncloa.

Convencida de que las encuestas se equivocan y de que Pedro Sánchez será presidente, "un presidente comprometido, sensible y decente", la presidenta andaluza ha intentado levantar el ánimo de los socialistas con duros ataques a sus rivales, especialmente al PP y a Podemos.

El líder de este último partido, Pablo Iglesias, ha estado en Badalona (Barcelona), en otro acto electoral en el que también se ha querido escenificar fortaleza, en este caso la de la marca Podemos en Cataluña (En Comú Podem) y con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, como maestra de ceremonias.

"Estamos contigo -le ha dicho Colau a Iglesias-, te queremos, tienes todo nuestro apoyo y queremos que te peines y te vistas como te dé la gana, que estás guapísimo".

Este comentario de Colau venía a cuenta de lo que dijo Pedro Sánchez de que Iglesias "no tiene mucha pinta de ser candidato a la Presidencia del Gobierno", idea que el propio líder de la coleta ha querido rebatir, asegurando que, para ser presidente del Gobierno, "no basta con vestir ropa bonita" ni llevar corbata.

En el PP, acallados por el momento los rumores de la "operación Menina", otra mujer importante del partido ha sido la protagonista del acto central de esta jornada de campaña.

María Dolores de Cospedal, en un acto electoral en Tarancón (Cuenca) ha recordado que "España no es solo Madrid, Barcelona o Sevilla", sino también los pequeños municipios, esos a los que el PP está demostrando tanto cariño en esta campaña.

El caso es que la secretaria general del PP ha cargado contra Ciudadanos porque cree que su líder, Albert Rivera, le tiene tirria a los pueblos, y le ha dicho que, si quiere ser presidente del Gobierno, se vaya enterando de que en ellos viven 15 millones de españoles.

Cospedal ha sido en este día la cara más visible de su partido porque hoy, 12 de diciembre, novena jornada de campaña y día 10 d.B. (después de Bertín) el presidente del Gobierno y candidato del PP a la reelección, Mariano Rajoy, ha vuelto a la tele.

En esta campaña de pueblos y platós de televisión, hoy le ha tocado el turno al programa de Telecinco "Qué tiempo tan feliz" en el que Rajoy, entre otras cosas, ha garantizado las pensiones.

No es de extrañar que UPyD haya llevado incluso a la Junta Electoral Central (JEC) una petición que hace poco hubiera parecido sorprendente.

Y es que su candidato a la presidencia del Gobierno, Andrés Herzog, pidió al órgano encargado de velar porque se cumplan las reglas de juego en campaña que obligase a las cadenas de televisión a invitarle a determinados programas.

Cuesta imaginar la escena: ocho magistrados del Tribunal Supremo (elegidos por insaculación, según dice la ley electoral) y cinco catedráticos de Derecho, Ciencias Políticas y Sociología reunidos en una sala del Congreso discutiendo que tipo de programas son "El Hormiguero", "En tu casa o en la mía" o "Qué tiempo tan feliz", ya que a los tres quería Herzog que le invitaran.

Son programas "de entretenimiento", concluyeron el jueves los miembros de la JEC (se desconoce si tras proceder al visionado de alguno de ellos) y, por tanto, no les son aplicables las limitaciones que sí tienen en campaña los de información electoral, los debates o las entrevistas electorales.

A estas alturas, parece que magistrados y catedráticos son de los pocos que diferencian entretenimiento e información.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha