eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Diputado chileno pide su desafuero para afrontar querella de empresario

- PUBLICIDAD -
Diputado chileno pide su desafuero para afrontar querella de empresario

Diputado chileno pide su desafuero para afrontar querella de empresario

Un diputado chileno alegó hoy a favor de su propio desafuero ante la Corte de Apelaciones de Santiago, para defenderse "sin privilegios de ningún tipo" en una querella presentada en su contra por Andrónico Luksic, uno de los empresarios más poderosos del país.

Tras la audiencia, en la que fue desaforado por la unanimidad del plenario de jueces del tribunal de alzada, el diputado Gaspar Rivas Rivas dijo a los periodistas que "no tengo ninguna intención de esconderme detrás de un fuero".

"Este parlamentario pidió expresamente a los ministros (jueces) que lo desaforaran y ellos han acogido esta petición mía, y se me va a conceder el deseo de enfrentar las acusaciones del señor Andrónico Luksic en igualdad de condiciones", subrayó.

"A este señor Luksic yo lo voy a enfrentar como cualquier ciudadano, sin privilegios, sin nada, como él mismo dijo, como un pobre diputado frente a un poderoso", añadió.

Luksic, cabeza del grupo Quiñenco, que posee minas, bancos, navieras, cervecerías y viñas, entre otras empresas, se querelló por "injurias con publicidad" contra el diputado Gaspar Rivas, quien lo insultó de forma grosera durante una sesión del Parlamento el pasado mayo.

Rivas, un independiente de derecha que suele participar en manifestaciones estudiantiles o de minorías sexuales, acusó a Luksic de ser responsable de un desborde del río Mapocho que causó millonarios daños en Santiago, por ser parte de una central hidroléctrica que se construye cerca de la capital chilena.

"El máximo delincuente que tenemos en los últimos días es el señor Andrónico Luksic, tan poderoso, tan rico y con tantas influencias que se da el lujo de inundar Santiago", dijo Rivas el pasado mayo en el Congreso.

"Espero también verlo preso a ese tipo porque es un delincuente. Lo dije en las redes sociales y lo digo aquí, y que se querelle cuando quiera: ¡Es un hijo de puta!", remarcó.

El presidente de la Cámara de Diputados, Osvaldo Andrade, lo reprendió y lo sometió a la Comisión de Ética por sus dichos, mientras Luksic envió una carta de protesta, quejándose de los reiterados insultos del parlamentario, proferidos también a través de las redes sociales.

"Hago llegar a usted y, por su intermedio, a la honorable Comisión de Ética la presente carta, que da cuenta una conducta que me ofende a mí y a mi familia, fomenta el odio en la sociedad, daña la sana convivencia que el país se merece y estimo, afecta la imagen de la institución que usted dirige", señalaba la misiva de Luksic.

La actitud de Rivas constituye "un grave, flagrante y contumaz incumplimiento del Reglamento de la Cámara de Diputados", agregó.

Tras caerle encima numerosas recriminaciones, Rivas respondió que "si ustedes se sintieron ofendidos por la forma en que me referí al señor Luksic, entonces les diré lo que siento. En efecto, siento mucho que Luksic sea un hijo de puta. Tuvo la oportunidad de elegir no serlo, pero prefirió serlo, cagándose en los chilenos y chilenas".

Rivas dijo este viernes que de todas formas analizaría con sus abogados si apela su desafuero ante la Corte Suprema, matizando que "una apelación podría entenderse como una defensa del fuero y esa es una señal que yo no quiero mandar".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha