eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Elly Strik explora la cara más oscura y perturbadora de la identidad

- PUBLICIDAD -
Elly Strik explora la cara más oscura y perturbadora de la identidad

Elly Strik explora la cara más oscura y perturbadora de la identidad

La artista holandesa Elly Strik explora la cara más oscura y perturbadora de la identidad en su primera exposición en España, con la que el Museo Reina Sofía de Madrid inaugura el 2014.

"Fantasmas, novias y otros compañeros" habla, según ha manifestado la artista en declaraciones a Efe, de sus particulares "obsesiones", al considerar que toda obra de arte "trata de la memoria", algo que puede ser "tan inmenso como uno quiera".

"La memoria puede ser personal y estar vinculada a lugares geográficos, pero también puede expandirse y vincularse a la historia del arte, de la humanidad o al cosmos", asegura Elly Strik (La Haya, 1961), quien habla de la memoria "siempre a través del cuerpo, lo único que poseemos y también nuestra principal herramienta de trabajo".

El recorrido de la muestra, de carácter intimista y en la que se incluyen un centenar de obras, se inicia con una sala dedicada a Goya, autor por el que la artista se muestra interesada, especialmente por sus espejos mágicos, representados en la exposición.

"El arte también consiste en conectar con los artistas del pasado e intentar hablar con ellos", según Strik, quien reconoce que el "collage" en el que se combina una boda de desconocidos con dos cuadros de Goya, un autorretrato y otro de velas, es una fusión en la que se habla "del lado oscuro e iluminado de una misma persona".

Este "collage", explica, es "especial" en su obra, porque en ella suele trabajar con óleo o lápiz, y en el mismo subyace la idea de "casarse con uno mismo para completarse".

Pero la holandesa no solo trae a Goya del pasado, sino que también se inspira en la revolucionaria idea del desarrollo de los humanos de Darwin, y la importancia del subconsciente, los instintos y los sueños de Freud.

En su trabajo dialogan polos aparentemente opuestos, como la monumentalidad y la intimidad o la extrañeza ante uno mismo y el reconocimiento, con una obra en la que apela a las profundidades del inconsciente humano, en el que conviven lo animal y lo civilizado.

En su opinión, en su obra se pueden hacer "todo tipo de conexiones", aunque matiza que siempre que se habla de identidad pudiera parecer que ello "implica la existencia de un problema", algo que -afirma- "no es así cuando te limitas simplemente a ser quien eres".

"El problema de la identidad es cuando la gente intenta demostrar algo de su propia identidad", según Strik, para quien la identidad está formada por aspectos distintos "y a veces hasta opuestos", como masculino o femenino o animales y humanos, y la idea de su obra es combinar esos aspectos para demostrar que "ver y ser están íntimamente conectados".

La muestra, con la que el Museo Reina Sofía continúa su apuesta por abrir espacios expositivos a las mujeres, combina obra nueva y trabajos anteriores, y alterna la monumentalidad de cuadros de hasta 2x3 metros con el pequeño formato, más íntimo.

Para el director del museo y uno de los comisarios de la exposición, Manuel Borja-Villel, la obra de la artista "revela y oculta al mismo tiempo", lo que le confiere un carácter "totalmente perturbador" y la hace "muy especial".

Los elementos claves en el trabajo de Elly Strik, según Borja-Villel, son el uso del dibujo como algo "hipnótico" también por su gran tamaño, "difícil de ver en un solo golpe de vista" y "muy detallista".

Además, también destaca la permanente utilización de las máscaras "que ocultan la realidad", con las que la artista juega "al rol que nos hacen interpretar", y en las que se reconoce fácilmente la de king kong aplicada incluso a ella misma, "en una constante transgresión de géneros y de cuerpos".

Goya ejerce, según el director del Museo Reina Sofía, como un referente de la artista "por su manera de entender el dibujo, lo grotesco", aunque ha recordado que la obra de Strik también recibe influencias de otros pintores como Delacroix o Bacon.

Según Borja-Villel, en su trabajo se adivina un "elemento de alucinación" muy relacionado con ciertas corrientes "muy habituales" en artistas de su lugar de origen, los Países Bajos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha