eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Empleada de Seguriber dice que Flores pidió no hacer cacheos en el Madrid Arena

- PUBLICIDAD -
Empleada de Seguriber dice que Flores pidió no hacer cacheos en el Madrid Arena

Empleada de Seguriber dice que Flores pidió no hacer cacheos en el Madrid Arena

La responsable de Seguriber en la requisa del Madrid Arena ha asegurado hoy en el juicio que el promotor Miguel Ángel Flores se acercó a ella para decirle que no cachearan a la gente porque "tenía que pasar todo el mundo".

Soledad Santos López ha sido la última de los testigos en declarar, esta vez por videoconferencia, en la vista oral que se celebra estos días en la Audiencia Provincial de Madrid.

La Fiscalía acusa a Francisco del Amo, coordinador de proyectos del departamento de operaciones de Madridec (Madrid Espacios y Congresos), de ordenar que las requisas se hicieran más livianas, si bien los jefes de Seguriber precisaron en la vista oral que esas órdenes la dio Del Amo, pero a petición de Flores.

Así, la trabajadora de Seguriber ha explicado que fue Flores quien se acercó directamente a ella para ordenarla que no se cacheara, pese a que él empresario no podía dar esas órdenes.

"Se acercó Flores y me dijo que no cacheáramos, que tenia que pasar todo el mundo", ha señalado la mujer.

En ese momento, ha explicado que llamó a uno de los dos responsable de Seguriber aquella noche, Juan Jose Paris Nalda, pero éste le ordenó que siguiera cacheando. "Del Amo dijo lo mismo pero si acaso que se hiciera algo más suave", ha agregado.

"Lo comenté con mi compañero pero seguimos haciéndolo igual, la requisa o se hace o no se hace", ha destacado.

La testigo ha relatado como después de la avalancha mortal, un chico se acercó con una chica en brazos a la zona de la requisa acompañado de cuatro personas -ninguno de ellos personal médico o de Samur- y "la soltaron allí en el suelo". Ella le tuve que prestar asistencia porque estaba en parada cardiorrespiratoria.

"Vi que la chica tenía una parada cardíaca y entonces me puse a hacerle masaje porque he trabajado con ambulancias", ha aseverado.

"Pedí una UVI Móvil. Esta yo sola y mis compañeros me cubrían, entonces vino un chico que hizo un masaje pero en dos minutos desapareció hasta que ya vino Policía Municipal, una ambulancia normal y luego una UVI", ha manifestado.

En su interrogatorio, ha explicado que su misión en la zona de la requisa era de la revisar los bolsos de las chicas, hacer cacheos superficiales y asegurarse de que no entraban botellas ni armas.

No obstante, todos los jóvenes que han testificado hasta ahora en el juicio han dejado claro que entraron al pabellón sin que les practicaran controles ni registros. Nadie les miró los bolsos ni fueron cacheados, ni se les reclamó el DNI. Y muchos de ellos entraron con botellas y hasta con garrafas de cinco litros en la mano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha