eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La 'grapo' Encarnación León deja en la cárcel de Murcia a su novio, el etarra Oskar Cadenas

Extraditado por México en el año 2000, fue condenado a 36 años por el atentado contra un joven que resultó herido en 1991

- PUBLICIDAD -

La integrante de los Grapo, Encarnación León Lara, ha abandonado este miércoles la cárcel de Murcia en la que ha pasado los últimos años de los casi 21 que ha permanecido en prisión. Mientras ella recupera su libertad, su novio, el etarra Oskar Cadenas Lorente, seguirá esperando en el centro penitenciario de Murcia donde se conocieron, han informado a Europa Press fuentes conocedoras de su situación.

León, detenida el 5 de diciembre de 1992 en Santander, fue condenada a un total de 98 años, 5 meses y 21 un días por diversos delitos relacionados con la actividad de los Grapo, entre ellos un asesinato. 'Encarni', como se la conocía en la banda terrorista, es sevillana y tiene 54 años. Tras pasar por varias cárceles en 2010 llegó a la prisión de Murcia donde conoció a su pareja.

Cadenas Lorente nació en San Sebastián, concretamente en el barrio de Amara de donde han salido otros históricos militantes de ETA como José Ignacio De Juana Chaos. Pero el curriculum de Cadenas --a quien también se le aplicó la 'doctrina Parot'-- no es tan extenso como el del que fuera integrante del 'comando Madrid'.

Llegó a España el 18 de febrero de 2000 tras ser extraditado por las autoridades mexicanas. Arrestado en 1996, vivía al menos desde 1992 en la ciudad azteca de Toluca, según los datos recogidos por Europa Press. En febrero de 1990 se había integrado en el 'comando legal' de ETA denominado 'Ipar Haizea' (viento del Sur), que realizaba labores de apoyo al grupo de liberados --fichados por la Policía- 'Donosti'.

SU VÍCTIMA RESULTÓ HERIDA

En 2001 la Audiencia Nacional le condenó a 36 años de cárcel por el atentado cometido el 10 de enero de 1991 en el barrio donostiarra de Loyola contra el joven de 20 años Ignacio Lago San Juan, que resultó herido. Por esta acción también fueron condenados los terroristas José Ignacio Echebarria Pascual, María del Amor Sagastume y José Arizmendi Oyarzábal, compañeros suyos en el 'comando Ipar Haizea'.

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) presentó en abril de 1996 una querella en la Audiencia Nacional contra él por su presunta implicación en el secuestro de José María Aldaya. Se le acusaba de haber enviado a los cabecillas de ETA una información en la que proponía el secuestro del empresario vasco. Se le acusó también de haber prestado su vehículo para el asesinato del capitán de Infantería retirado Ignacio Urrutia Bilbao, el 28 de junio de 1990, en San Sebastián.

Oskar Cadenas Lorente trató de evitar su entrega a España y pidió asilo político a las autoridades de México. El etarra recibió el apoyo del Partido de la Revolución Democrática, que llegó a enviar una carta al entonces ministro de Asuntos Exteriores mexicano, Ángel Gurria. Alegaban que la detención de Cadenas se realizó a partir de una solicitud provisional "en la que se le acusa, sin pruebas, de haber incurrido en asesinato frustrado y estragos".

Su novia, Encarnación León, es una de la cuarentena de terroristas que abandona la cárcel tras la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo que derogó la doctrina Parot.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha