eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Errejón insta a dejar de usar los territorios y los conflictos para hacer electoralismo

- PUBLICIDAD -
Errejón insta a dejar de usar los territorios y los conflictos para hacer electoralismo

Errejón insta a dejar de usar los territorios y los conflictos para hacer electoralismo

El secretario de Comunicación y Estrategia Política de Podemos, Íñigo Errejón, tras afirmar que para que "haya democracia no se puede vivir con miedo", ha instado hoy en Pamplona a dejar de utilizar "determinados territorios, conflictos y dolores como una forma de asustar y de hacer electoralismo".

"Basta ya de usar como moneda de cambio la decisión de los navarros", ha afirmado Errejón, quien ha asegurado que nadie les va a supeditar la estrategia que "va a sacar del Gobierno foral a la mafia" y se lo va a devolver a los navarros.

Errejón, quien no ha realizado declaraciones a los periodistas, ha participado en el acto de cierre de campaña de una de las tres candidaturas a la secretaría general de la formación en la Comunidad foral, la denominada "Navarra Sí Puede", que encabeza Joan Bosch.

Tras un breve saludo en euskera, el número dos de Podemos quien, no ha mencionado en momento alguno a su compañero Juan Carlos Monedero y a la polémica surgida en torno a él, ha sostenido que la forma de hacerles frente "no es atacando nombres propios y portavoces". "Esto no se acaba insultando a nadie", ha aseverado.

"Se está sembrando una campaña del miedo de quienes ya no pueden convencer", ha afirmado Errejón, quien ha criticado que se está trasladando la sensación de que "puede pasar algo terrible, de que pueden perderse las pensiones, las casas y el empleo si hay cambio político", cuando eso puede suceder si "no hay cambio político".

Al respecto ha incidido en que "no hay que tener miedo", se ha acabado un ciclo histórico y ahora toca "regeneración democrática y cambio político".

"Las ideas del cambio son de sentido común" y ante ellas a las "élites les queda las descalificaciones" ha sostenido Errejón, quien ha reconocido que éste va ser un año "difícil", pero ha asegurado que va a ser el "año del cambio", aunque habrá quienes intenten "dar patadas en vez de jugar el partido".

Sobre su proyecto, ha remarcado que necesitan que se puedan ver las diferentes propuestas y por eso no hacen procesos internos de "cartón piedra", ni se encierran despachos a pactar los nombres de una lista, sino que son "una gran familia" y están "muy unidos" porque construyen sobre las diferencias.

En un discurso en el que ha valorado la participación ciudadana y ha defendido que "la soberanía le pertenece al pueblo y eso no se pide, se ejerce", ha afirmado que "la democracia es incompatible con el miedo".

Errejón ha insistido en que un momento como el actual hacen falta "coraje y pisar mas calle que moqueta", porque sino se puede llegar a la conclusión errónea de creer que la economía de un país tiene que ver con cifras macroeconómicas y la "economía no es nada si no llega a los bolsillos de las familias".

Tras recordar las promesas de creación de empleo incumplidas por el Gobierno de Mariano Rajoy, ha afirmado que han demostrado ser "manifiestamente incapaces de construir un país en el que quepa todo el mundo".

A continuación ha pedido que nos den "lecciones patriotismo" quienes han partido la sociedad, entre una minoría de privilegiados y el resto de la ciudadanía.

Errejón, quien ha cuestionado la "ley mordaza de un Gobierno cobarde" y el pacto entre PP y PSOE, en el que se "introduce la cadena perpetua para combatir atentados suicidas", ha dicho que echan en falta un pacto de Estado para "defender a los millones de familias que tienen a todos sus miembros en paro".

Sobre las elecciones en Andalucía ha dicho que estarán en ellas con "la humildad y la ambición de siempre", al igual que participarán en las elecciones de mayo en los ayuntamientos y en las comunidades y finalmente en las elecciones generales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha