eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Escándalos de nepotismo sacuden a socios bávaros de Merkel en año electoral

- PUBLICIDAD -
Escándalos de nepotismo sacuden a socios bávaros de Merkel en año electoral

Escándalos de nepotismo sacuden a socios bávaros de Merkel en año electoral

Los escándalos de nepotismo sacuden a la Unión Socialcristiana de Baviera (CSU), socio de la canciller Angela Merkel, a cinco meses de las elecciones generales y también de las regionales en ese estado, el más próspero y conservador de Alemania.

El líder del partido y primer ministro bávaro, Horst Seehofer, tuvo que encajar hoy las exigencias de dimisión de cinco miembros de su gobierno, planteadas por la oposición socialdemócrata, por tener como empleados a cónyuges, hijos u otros parientes directos.

Se trata de los casos más flagrantes de sospecha de nepotismo en el equipo gubernamental bávaro, mientas crece la lista de diputados con situaciones similares, en su mayoría miembros del partido que ha gobernado el "Land" ininterrumpidamente desde hace décadas.

Seehofer aspira a la reelección en las regionales del 15 de septiembre, una semana antes que las generales en las que Merkel se someterá a las urnas con intención de lograr el que sería su tercer mandato -tras sus dos victorias en 2005 y 2009-.

Tanto el líder bávaro como la canciller parten como favoritos en sus respectivos comicios, lo que no quita que los escándalos en el "Land" salpiquen su respectivas campañas y hagan aflorar también los fuertes vínculos entre el poder político y el económico.

Baviera es un estado identificado con el conservadurismo y la prosperidad económica, donde tienen su sede algunos de los grandes consorcios alemanes -como Audi, Adidas, BMW, Siemens y Múnich Re.

La CSU, hermanada con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, es su partido hegemónico desde tiempos de su líder histórico Franz-Josef Strauss, fallecido en 1988.

A Baviera se la ha identificado con la palabra "amigos" -en español-, desde que a principios de los 90 "Der Spiegel" sacó a relucir una trama de cuentas secretas que Strauss manejaba en Suiza.

Entonces su "amigo" era el empresario Eduard Zwick, uno de los mayores evasores fiscales de la historia del país, que agasajó a la clase política bávara con todo tipo de regalos, mientras se cerraban negocios y contratas públicas.

El asunto precipitó dimisiones en cadena, entre ellas la del entonces primer ministro, Max Streibl, mientras los familiares de Strauss -incluido su hijo, Max- iban de juicio en juicio, algunos de los cuales pendientes aún de sentencia.

Con o sin "amigos", el electorado bávaro ha seguido fiel a la CSU -aunque con menos ímpetu que en tiempos de Strauss- y los sondeos apuntan a que eso no cambiará tras las regionales de septiembre.

El amiguismo persiste, como lo mostró el respaldo de Seehofer al presidente del Bayern Múnich, Uli Hoeness, tras salir a la luz ahora que el mandamás del poderoso club bávaro maneja, como hizo Strauss, unas cuentas secretas en Suiza con unos 20 millones de euros.

Los vínculos con los amigos conviven en Baviera con las estrechas relaciones con los parientes también en el ámbito político-laboral.

Una semana atrás, el líder de la CSU en la cámara bávara, Georg Schmid, presentó la dimisión tras admitir que tenía contratada a su esposa como secretaria.

La ministra regional de Justicia, Beate Merk, ha admitido a su vez que encarga regularmente "tareas administrativas" a su hermana, mientras que su colega de Agricultura, Helmut Brunner, ha estado empleando a su esposa, por unos 900 euros al mes.

En aras de lograr, cuando menos, transparencia, la presidenta de la cámara bávara, Barbara Stamm, se comprometió a publicar la lista de los diputados que tienen como empleados a cónyuges o hijos.

A diferencia de lo que ocurre a escala federal, en el Bundestag (cámara baja), en la cámara de Baviera -con 187 diputados- está permitido emplear a parientes, de manera que la cuestión afecta a la ética, pero no tiene consecuencias para el empleador o el empleado.

Los escándalos de nepotismo han levantado gran revuelo fuera de Baviera y algo menos dentro del estado, lo que se interpreta como evidencia de que tales prácticas están tan asentadas en la "moral" local que ni siquiera llaman la atención.

Los casos conocidos afectan principalmente a políticos de la CSU, pero también han admitido situaciones parecidas sus colegas de la oposición socialdemócrata, los Verdes y la formación alternativa de los Freie Wähler -Electores Libres-, de signo conservador.

Por Gemma Casadevall

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha