eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Esparza apoyaría una reforma de la Constitución con un "gran acuerdo" que hoy no ve

El líder de UPN desvincula a la formación de la corrupción porque nunca ha aceptado donaciones

- PUBLICIDAD -
Esparza (UPN) apoyaría  una reforma de la Constitución con un "gran acuerdo" que hoy no ve

Esparza (UPN) apoyaría una reforma de la Constitución con un "gran acuerdo" que hoy no ve

El presidente de UPN, Javier Esparza, considera que se podría acometer una reforma de la Constitución si hubiera "un gran acuerdo y un consenso mayoritario en las cuestiones fundamentales", como la de la unidad nacional de España, aunque "en este momento, desgraciadamente, el escenario no es ese".

Así lo ha señalado en una entrevista con Efe, en la que Esparza (Pamplona, 1970) advierte de que a partir de ese "gran acuerdo" se podrían "revisar" otras cuestiones como la organización de España, que tiene hoy un sistema autonómico "con un nivel de competencias que para sí quisieran algunos de los 'länder' alemanes".

Sin negar que en algunos casos se podrían ampliar competencias de las comunidades autónomas, incluidas las de Navarra, donde UPN las asumiría "no para separarnos de España sino para gestionar mejor y dar mejor servicio a los navarros", advierte de que esa no sería la intención de los partidos nacionalistas en un estado federal.

"Es mentira que si hacemos un estado federal los nacionalismos y los independentismos se paren y vayan a estar tranquilos", porque "ni el nacionalismo catalán ni el vasco se dan nunca por satisfechos con nada", ya que "su proyecto es crear una nación al margen de España", con objetivos "muy a largo plazo" que "buscan la ruptura".

"Históricamente se han aprovechado del PP y del PSOE, que han tenido la necesidad de llegar a acuerdos con partidos nacionalistas para que este país pudiera gobernar" y gracias a ello "les han llovido millones de euros, con los que han fortalecido su proyecto nacionalista, independentista y rupturista".

En el caso de Cataluña, "les des lo que les des, siempre va a ser insuficiente, incluso en una reforma constitucional", augura el regionalista tras advertir de que "no les ha ido mal en su relación con España", de la que han recibido miles de millones y hoy tienen "mucha bandera, mucha independencia, pero no dinero para prestar servicios a los ciudadanos".

Aún así, llegado el momento de acometer la reforma de la Constitución, UPN exigirá eliminar su disposición transitoria cuarta, la que articula la posible unión de las comunidades navarra y vasca, que además no se ha utilizado en 40 años.

Su derogación forma parte del pacto firmado por UPN y PP para concurrir juntos a las últimas elecciones generales, que han otorgado a los regionalistas navarros una "situación estratégica" que les permite pedir al Gobierno de España "aquello que pensamos fundamental para el futuro, como es el Canal de Navarra y el tren de alta velocidad", entre otras cuestiones.

Preguntado por los casos de corrupción que han salpicado a su socio en Madrid, Esparza lamenta la "lacra que tiene este país" pero se desvincula de cualquier sombra que le pueda hacer a UPN, un partido que "nunca" ha aceptado donaciones.

Además, recuerda que con su salida del Gobierno hace dos años, el nuevo Ejecutivo foral de Uxue Barkos "habrá levantado todas las alfombras" pero ha encontrado "cero" casos que impliquen a UPN.

Por el contrario, y a pesar de mostrar "respeto" a la exculpación del Tribunal de Cuentas en el cobro de dietas de Barkos por reuniones en el mismo día como concejala en Pamplona y como diputada en Madrid, Esparza insiste en que "todos los navarros sabemos que no se puede estar en dos sitios a la vez".

La reacción de Barkos a sus críticas, en las que UPN ha medido "mucho las palabras", ha demostrado que la presidenta navarra "tiene una mandíbula de cristal manifiesta y es bastante prepotente".

Asegura que UPN "jamás" pactaría con EH Bildu, que pertenece a "un mundo" que "ha hecho una política en la que se ha inculcado el odio", como demuestra la paliza recibida hace unos meses en Alsasua por dos guardias civiles y sus parejas.

Son "coletazos" de "40 años de locura y disparate", las cuatro décadas de actividad terrorista de una ETA que "el socio prioritario de Barkos ha apoyado y apoya" y que hoy sigue sin disolverse, una decisión sin la que UPN no respaldará un cambio en la actual política penitenciaria con sus presos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha