eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Europa busca apoyo económico internacional para asegurar estabilidad en Mali

- PUBLICIDAD -

La comunidad internacional, liderada por Francia y la Unión Europea (UE), buscará el próximo miércoles cerrar un importante compromiso económico con Mali para apoyar al país en los próximos meses y tratar de garantizar su estabilidad ante la amenaza de los grupos terroristas que operan en la zona.

El presidente francés, François Hollande, y el de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, presidirán en Bruselas una conferencia de donantes para satisfacer las necesidades financieras del país africano para 2013 y 2014, que Bamako ha cifrado en casi 2.000 millones de euros.

Para los organizadores, sin un impulso al desarrollo será imposible garantizar a medio plazo la estabilidad en uno de los países más pobres del mundo y que ha sido el centro de la crisis de seguridad que afecta a la región del Sahel.

Así, tras la intervención militar liderada por Francia para frenar a los grupos terroristas que desde el norte de Mali amenazaban con hacer colapsar el Estado, la comunidad internacional busca ahora apoyar económicamente el inicio de una nueva era.

Los países y organismos de todo el mundo que participarán en la cita del miércoles trabajarán sobre la base de un programa que presentará el presidente maliense, Dioncounda Traoré, con sus prioridades en el ámbito de desarrollo para ese periodo.

Traoré, presidente interino a la espera de las elecciones que se celebrarán el próximo mes de julio, ha diseñado un plan con 12 grandes prioridades, entre ellas restaurar la integridad territorial del país, lograr unos comicios libres y transparentes y relanzar la economía.

En total, Bamako considera necesarios más de 4.300 millones de euros para el periodo 2013-2014, de los que espera que 1.961 puedan llegar desde el exterior, según el documento preparado por el Gobierno para la conferencia.

"Para salir de la crisis e iniciar un desarrollo duradero, Mali necesita y depende del apoyo técnico y financiero de la comunidad internacional", se señala en el texto, en el que se advierte de que no habrá seguridad en el país sin un progreso económico.

Mali, ya de por si un país con enormes dificultades, ha visto empeorar en los últimos meses la situación de su población por el conflicto armado, especialmente en el norte.

Según varias ONG, más de dos tercios de la población en las tres regiones del norte de Mali (Gao, Tombuctú y Kidal) viven ya en niveles de inseguridad alimentaria e incluso en la última se encuentran en situación de emergencia.

En el más corto plazo, se considera clave el reparto de ayuda humanitaria, la restauración completa de la seguridad, el retorno de desplazados y refugiados y la recuperación de servicios sociales básicos en todo el país.

A medio plazo, los organizadores de la conferencia consideran también necesario apoyar económicamente progreso en áreas como la justicia, la gestión de las finanzas públicas, el apoyo al sector privado, la agricultura, el empleo, la educación y la sanidad.

Aunque por el momento no han transcendido cifras, se espera que sólo la contribución de la Unión Europea se sitúe ya en los cientos de millones de euros, según fuentes comunitarias.

Los Veintisiete consideran que la progresiva estabilización del país y la adopción por parte del Gobierno de una hoja de ruta para devolver la normalidad constitucional han despejado el camino para retomar la ayuda a la cooperación con Mali, que se suspendió el pasado año como consecuencia de la crisis política.

Además del apoyo por parte de Gobiernos y organismos internacionales, Bruselas, París y Bamako quieren reunir recursos del sector privado y de la diáspora maliense.

La conferencia del miércoles, que contará con la participación de jefes de Estado y de Gobierno y ministros de un buen número de países, se cerrará con un acto en el que el ministro maliense de Exteriores, Tieamán Coulibaly, y el comisario europeo de Desarrollo, Andris Piebalgs, sellarán las donaciones acordadas.

El Ejército francés intervino el pasado en enero en su antigua colonia para detener el avance de los grupos radicales -algunos vinculados a Al Qaeda- que se habían hecho con el control del norte del país, al considerar que presentaban una amenaza para toda la región e incluso para Europa.

Tras recuperar la mayor parte del territorio en manos de los rebeldes, Francia tiene previsto retirar al grueso de sus tropas y dejar la situación en manos de la fuerza de paz aprobada por la ONU (MINUSMA), que contará con un máximo de 11.200 efectivos militares.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha