eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Excanciller Schröder, invitado incomodo en la campaña socialdemócrata alemana

- PUBLICIDAD -
Excanciller Schröder, invitado incomodo en la campaña socialdemócrata alemana

Excanciller Schröder, invitado incomodo en la campaña socialdemócrata alemana

El excanciller alemán Gerhard Schröder se ha convertido en un invitado incómodo de la campaña electoral del Partido Socialdemócrata (SPD), que intenta distanciarse de su anterior líder ante su inminente nombramiento como miembro del consejo de vigilancia de la petrolera estatal rusa Rosneft.

"En mi opinión Gerhard Schröder no debería aceptar el cargo en Rosneft", señaló ayer el cabeza de lista socialdemócrata para las elecciones del próximo 24 de septiembre, Martin Schulz, en el único cara a cara televisado con la canciller, Angela Merkel.

Ambos consideraron que se trata de una "mala" decisión y Merkel señaló incluso que el excanciller "socava las sanciones de la Unión Europea", algo que tachó de "muy triste".

Schulz salió en defensa de la figura de su compañero de partido -"ha hecho mucho por este país", como mantenerlo fuera de la "sucia guerra de Irak", subrayó- pero mantuvo las distancias, mientras crecen las críticas tanto fuera como dentro de su propio partido.

Sólo el ministro de Exteriores, Sigmar Gabriel, ha defendido públicamente la entrada de Schröder en Rosneft, criticando a los conservadores de utilizar la figura del excanciller de forma partidista en campaña y de recurrir a él cuando se necesita su mediación en algún problema con Rusia.

En una entrevista con el semanario "Der Spiegel", Gabriel, que dejó este año el liderazgo del SPD en manos de Schulz, precisó además que el puesto se lo ha ofrecido British Petroleum, accionista de la empresa, y no la parte rusa.

Según la prensa alemana, el nombramiento será efectivo a finales de septiembre, pero desde que se hizo público el mes pasado se ha convertido en un elemento constante en la campaña electoral ante las tensiones con Rusia.

Schröder, que dejó la Cancillería en 2005 tras perder las elecciones ante Merkel y ese mismo año fue nombrado presidente del consejo de accionistas de Nord Stream, gaseoducto en el que la gasista estatal rusa Gazprom tiene una participación mayoritaria.

Schröder ha defendido siempre sus relaciones con Moscú y la semana pasada, en un mitin electoral en la localidad de Rotenburg an der Wümme, ratificó su decisión de formar parte de Rosneft.

"Lo haré. Se trata de mi vida y sobre ella decido yo, no la prensa alemana", manifestó el excanciller, quien considera errónea la política de aislamiento a Moscú.

Amigo personal del presidente ruso, Vladimir Putin, Schröder no ha ocultado nunca esa relación, reflejada en una fotografía en 2014 cuando, en plena crisis con Moscú por el conflicto de Ucrania, el mandatario ruso acudió al hotel de San Petersburgo (Rusia) donde el excanciller celebraba su 70 cumpleaños y ambos se dieron un abrazo inmortalizado por las cámaras.

Las relaciones de Merkel con Putin son, sin embargo, frías y otra fotografía lo refleja: la entrevista entre la canciller y el presidente ruso en su residencia de verano de Sochi (a orillas del mar Negro) en enero de 2007, cuando Putin dejó que entrará en la sala de reuniones uno de sus grandes perros.

"No es miedo a los perros, pero sí una cierta inquietud porque un día me mordió uno. Lo que me pareció destacado entonces, en enero de 2007 en Sochi, fue que, aunque creo que el presidente ruso sabía muy bien que no estaba ansiosa por saludar a su perro lo trajo consigo", recordó Merkel años después al comentar la imagen.

Ante el futuro nombramiento de Schröder en Rosneft, Merkel ha garantizado que cuando ella se retire de la política no recurrirá como su predecesor a las puertas giratorias y evitará el sector privado.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha