eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Expertos censuran la respuesta de la ONU a los abusos a niños por las tropas de paz

- PUBLICIDAD -
Expertos censuran la respuesta de la ONU a los abusos a niños por las tropas de paz

Expertos censuran la respuesta de la ONU a los abusos a niños por las tropas de paz

La ONU ignoró durante meses acusaciones sobre supuestos abusos sexuales a niños cometidos por soldados franceses en la República Centroafricana, según aseguró hoy un grupo de expertos, que denunció un gran "fracaso" por parte de la organización a la hora de responder a este caso.

La investigación, encargada por Naciones Unidas pero desarrollada de forma independiente, concluyó que un buen número de responsables prefirieron mirar hacia otro lado en lugar de actuar para proteger a los menores y perseguir a los agresores.

"El fracaso a la hora de tomar medidas de prevención y de intervenir para detener los abusos expuso a los niños a repetidas agresiones de la naturaleza más atroz", constata el texto, entregado hoy al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

El propio Ban dijo que acepta las "conclusiones generales" de un informe que, en sus palabras, muestra que la ONU "fracasó" en su respuesta a las acusaciones y que no actuó con "la velocidad, el cuidado y la sensibilidad requeridos".

Según la investigación, en la primavera de 2014 comenzaron a llegar a la ONU acusaciones de que tropas de paz internacionales en la República Centroafricana habían abusado sexualmente de varios niños a cambio de alimentos o dinero.

Personal de Naciones Unidas desplegado en el país entrevistó a seis víctimas y testigos, de entre 9 y 13 años, que describieron con todo detalle los abusos, dieron algunos nombres de los supuestos agresores y se consideraron capaces de identificarlos.

La mayor parte de los supuestos responsables pertenecían a la operación francesa Sangaris, que operaba junto a los "cascos azules" de Naciones Unidas, pero que no está bajo mando de la organización.

Con esa información en la mano, la misión de la ONU en la República Centroafricana y otros estamentos de la organización prefirieron no tomar ninguna medida, en parte porque las tropas en cuestión no estaban a su servicio.

"En lugar de informar de las acusaciones de forma urgente (...), se mantuvieron en silencio. Pasaron meses hasta que Francia recibió detalles", dijo hoy a los periodistas la presidenta del grupo de expertos, la jueza canadiense Marie Deschamps.

Entre otros funcionarios, el informe apunta directamente a la mala gestión del entonces jefe de la misión, Babacar Gaye, que dimitió en agosto a petición de Ban una vez que saltaron a la prensa detalles del caso.

"Ni pidió a las fuerzas de Sangaris tomar medidas para detener los abusos, ni ordenó que se llevase a los niños a un lugar seguro. Tampoco fue capaz de ordenar a su equipo que informase de las acusaciones a estamentos más altos de la ONU", manifiesta el informe, de un centenar de páginas.

El texto también apunta entre otros a Unicef, a la que responsabiliza de no haber asegurado los cuidados necesarios a las víctimas, y a los servicios de derechos humanos de Naciones Unidas por no haber reaccionado adecuadamente.

"En su lugar, la información sobre las acusaciones pasó de mesa en mesa, de correo en correo, a través de múltiples oficinas de la ONU, sin que nadie quisiese asumir la responsabilidad de abordar las serias violaciones de los derechos humanos", indica.

Finalmente, la información sobre los abusos llegó a Francia, que abrió una investigación penal, a través de Anders Kompass, un funcionario de la agencia de derechos humanos de la ONU.

Kompass fue suspendido de sus funciones después de que sus superiores consideraran que con ello había realizado una filtración impropia de los procedimientos de Naciones Unidas.

El informe también censura las acciones de la ONU en este apartado y denuncia que la organización se centró de forma exagerada en la posibilidad de que las acusaciones hubiesen sido "filtradas" en lugar de pensar en las víctimas y la necesidad de justicia.

De hecho, los expertos consideran que Kompass, que aún sigue siendo objeto de una investigación interna, actuó correctamente.

Tras conocer el contenido del informe, Ban se comprometió hoy a estudiar medidas contra varios funcionarios señalados en él y a actuar para responder a posibles problemas en la forma en la que se reacciona a este tipo de situaciones.

"Expreso mi profundo pesar por que estos niños fuesen traicionados precisamente por personas enviadas para protegerles", dijo el diplomático coreano, que reiteró su "tolerancia cero" con los abusos sexuales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha