eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Expresidente salvadoreño afronta una audiencia por adueñarse de donativos de Taiwán

- PUBLICIDAD -
Expresidente salvadoreño afronta una audiencia por adueñarse de donativos de Taiwán

Expresidente salvadoreño afronta una audiencia por adueñarse de donativos de Taiwán

El expresidente salvadoreño Francisco Flores (1999-2004) afrontó hoy el primer día de audiencia preliminar en su contra, en la que un juez determinará si es enviado a juicio para responder por delitos de corrupción que cometió al supuestamente desviar y apropiarse donativos de Taiwán.

El exmandatario es acusado por la Fiscalía salvadoreña de peculado y enriquecimiento ilícito en el manejo de 15 millones de dólares (13,5 millones de euros), recibidos como una ayuda de Taiwán a su Gobierno para obras de reconstrucción después de dos terremotos que asolaron el país en 2001.

Según el fiscal Julio Zamora, dos donaciones que sumaban 5 millones de dólares entregados a Flores por Taiwán en 2002 "nunca ingresaron a los fondos públicos y no se sabe el destino de ese dinero, ya que pasaron a formar parte del patrimonio del imputado".

Agregó que otros cuatro montos equivalentes a 10 millones fueron desviados por el imputado hacía una cuenta bancaria en Costa Rica y posteriormente a otra en El Salvador perteneciente al partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), hoy opositor.

Por su parte, la abogada querellante Berta de León solicitó al juez Miguel Ángel García Argüello, encargado de la causa, que el exjefe de Estado también sea juzgado por el delito de lavado de dinero y acusó a la Fiscalía de omitir la investigación por este delito.

"Cuando se desprende de los cheques y los coloca en una cuenta de una institución privada se ejecuta el peculado, y el lavado de dinero cuando es trasladado a la cuenta de ARENA", porque "es claro el propósito de ocultar el origen (ilícito) de estos fondos", expuso.

De igual forma, el querellante René Landaverde pidió al juez que se inicie una acusación penal contra la "representación fiscal" por la omisión de investigar el supuesto lavado de dinero.

Además solicitó que Flores responda "civilmente" al Estado por el dinero desviado que era de "propiedad pública".

"Teniendo en cuenta el daño que se le causó a la economía salvadoreña y a los beneficiarios de estos fondos, creemos que debe resarcirse y que Francisco Flores devuelva al Estado los 15 millones más los intereses", añadió Landaverde.

La parte querellante también solicitó que el acusado sea enviado a prisión provisional porque "existe un peligro latente de fuga".

No obstante, la Fiscalía había solicitado previamente que Flores se mantenga bajo arresto domiciliario.

La Fiscalía y los querellantes ofertaron al juez como testigos de cargo a los expresidentes Mauricio Funes (2009-2014) y Elías Antonio Saca (2004-2009), ambos de la misma formación política a la que pertenecía Flores.

Saca tenía acceso a las cuentas de ARENA en las que fueron depositados los 10 millones de dólares.

También, las partes acusadoras propusieron llamar a declarar a María Eugenia Brizuela de Ávila y Miguel Lacayo, canciller y ministro de Economía, respectivamente, durante la gestión de Flores.

La defensa basó su exposición en la inexistencia del delito de lavado de dinero y en la "posible ilegitimidad" de la querella.

"Cada una de las acciones que le han venido imputando al señor Flores no tienen ningún elemento probatorio, más que la simple especulación", dijo el abogado defensor Edgar Morales Moya.

Añadió que no se pudo demostrar que el dinero donado por Taiwán fuera destinado a fondos públicos.

"Lo que el Gobierno tiene en sus arcas forma la hacienda pública y lo que yo tengo en mis bolsas, forma mis bienes", ejemplificó el jurista.

Al cierre de la exposición de la Fiscalía y querella, el defensor Edgar Morales Moya solicitó atención médica para Flores ya que este "padece trombosis y debe ser reconocido por un doctor tras tantas horas sentado".

El juez, quien pidió a Flores que le explicase con precisión su dolencia, autorizó que el doctor fuese llamado tras escuchar la respuesta del imputado, quien aseguró que corría riesgo de sufrir "una obstrucción venosa", al permanecer inmóvil durante "mucho tiempo".

Pese a la autorización del juez, no fue posible que el doctor particular de Flores acudiese al juzgado, ya que al ser contactado por la defensa, explicó que se encuentra en San Miguel (este), a 138 kilómetros de la capital, donde se celebra la audiencia.

El exmandatario rechazó la asistencia de otro facultativo y optó por desplazarse a una sala anexa dentro del mismo juzgado, para realizar ejercicios que impidan que sufra una obstrucción venosa y se ponía de pie cada cierto tiempo durante la audiencia.

Flores llegó al juzgado poco antes de las 8:00 hora local (14:00 GMT), escoltado por un fuerte dispositivo policial y se negó a comparecer ante la prensa.

Tras estar prófugo unos cuatro meses, el expresidente se entregó a la justicia el 5 de septiembre de 2014 y un juez le dictó arresto domiciliario, pero dicha decisión fue revocada por un tribunal superior y Flores pasó a una celda policial.

Sin embargo, se le restituyó el arresto después de que en octubre de 2014 estuviera hospitalizado durante 19 días por una trombosis en una pierna.

Flores es el primer presidente de la historia reciente de El Salvador en ser procesado.

Según informó un portavoz del Centro Judicial Isidro Menéndez, donde se desarrolló la audiencia, los alegatos del proceso continuarán hasta la madrugada o mañana, viernes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha