eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Familiares de Maduro continuarán con sus abogados pese a la advertencia

- PUBLICIDAD -
Familiares de Maduro continuarán con sus abogados pese a la advertencia

Familiares de Maduro continuarán con sus abogados pese a la advertencia

Dos parientes del presidente de Venezuela que están acusados de narcotráfico en Nueva York aceptaron hoy ante un juez continuar con sus actuales abogados a pesar de un posible conflicto de intereses porque a los letrados los paga la misma persona.

Francisco Flores de Freitas y Efraín Antonio Campo Flores, ambos sobrinos de la primera dama venezolana, Cilia Flores, y el primero ahijado del presidente Nicolás Maduro, comparecieron hoy en un tribunal en una vista judicial que fue aplazada en cuatro ocasiones.

Los jóvenes entraron a la sala del juez Paul A. Crotty usando el uniforme gris oscuro de la cárcel federal donde están desde el pasado 12 de noviembre, cuando se les presentaron oficialmente los cargos, y se sentaron junto a sus abogados.

El proceso de hoy, de una media hora, se centró en explicar a los acusados el posible conflicto de intereses en su caso porque los abogados Randall Jackson y John Zach, de la firma Boies, Schiller & Flexner, que defienden a Campos Flores, y David Rody y Michael Mann, de la firma Sidley Austin, que representan a Flores de Freitas, están siendo pagados por una tercera persona, que no ha sido identificada.

Previo a esta audiencia, la fiscalía envió una carta al juez planteando el conflicto y el derecho de Campo Flores, de 29 años, y de Flores de Freitas, de 30, a la justa defensa que le garantiza la Constitución de este país en cuanto a con quién está la lealtad de los abogados.

Contrario a la pasada audiencia de diciembre, Campo Flores no derramó una lágrima y al igual que su primo lucían tranquilos, siguiendo la audiencia a través de un intérprete.

Entre los señalamientos en la carta de la fiscalía enviada al juez Crotty se indica que cuando un abogado acepta pagos que no provienen de su cliente podría ser objeto de una "indeseada influencia externa".

Se les explicó que la estrategia legal durante el juicio puede beneficiar a uno pero perjudicar al otro.

Tras las explicaciones, el juez procedió a interrogar a Campo Flores y Flores de Freitas para conocer si comprendían realmente las implicaciones y si aceptaban seguir de todas formas bajo esta situación.

Les pidió que explicaran qué habían entendido de lo que se les explicó, lo que hicieron a través del intérprete.

Por separado, ambos respondieron afirmativamente a las preguntas del magistrado de que entendían los riesgos y rechazaron después la posibilidad de consultar a otro abogado, o incluso tomarse más tiempo para pensarlo.

"Sí, lo entiendo" y "Sí, lo acepto" se escuchó repetidamente en la corte durante el interrogatorio en el que fueron advertidos de que, de aceptar que todo permanezca igual, si son hallados culpables no pueden apelar la sentencia basados en el argumento de la defensa.

Tanto a los acusados como a los abogados se les preguntó si habían discutido previamente lo del posible conflicto, contestando afirmativamente.

Finalizado el interrogatorio, la fiscalía propuso un calendario tentativo para continuar con el proceso legal, de tal manera que todas las pruebas estén presentadas antes del 1 de julio, la respuesta de los abogados antes del 5 de agosto y que el juicio arranque formalmente el 7 de noviembre.

Las fechas tienen que ser ratificadas en última instancia por el juez.

Campo Flores y Flores de Freitas fueron detenidos en Haití en el 2015 por la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA) y extraditados a Nueva York, donde tras ser acusados, permanecen detenidos sin derecho a fianza.

Ambos se declararon no culpables del cargo de intentar traficar 800 kilogramos de cocaína, a través de Honduras, que planeaban vender en Nueva York, según la acusación.

Ruth E. Hernández Beltrán

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha