eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Feijóo rechaza una reforma urgente y "sin rumbo" de la Constitución para responder al desafío secesionista

Reclama "ampliar la conexión" de los órganos centrales y autonómicos para transformar el Estado "en una auténtica 'comunidad de autonomías"

- PUBLICIDAD -
Javier Cercas abrirá en Valladolid II Festival Iberoamericano de Literatura

El líder del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, ha reivindicado este martes una mayor participación de las comunidades en la definición de las políticas de Estado y ha avanzado que Galicia mantendrá una relación con el Gobierno central marcada por "la unidad y la lealtad", al tiempo que ha rechazado una reforma inmediata "sin rumbo" de la Constitución "para dar respuesta al desafío secesionista".

En su discurso de investidura en la Cámara autonómica, Feijóo ha llamado a sus rivales al consenso para cerrar una postura de Galicia en el debate de la financiación autonómica y, en clave estatal, ha pedido dejar al margen las cuestiones identitarias. A modo de argumento, ha dado a entender que la situación de "inestabilidad" del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en el último modelo negociado benefició a Cataluña.

Con la petición expresa de que no se repita "un histórico fracaso", ha señalado que Galicia pondrá siempre "dos requisitos previos" en su relación con el Gobierno y las restantes autonomías: "lealtad y unidad". "Sin ellas, toda posible respuesta al problema presentado por algunas de forma unilateral e ilegal será un engaño con nefastas consecuencias para la estabilidad de nuestra democracia", ha avisado.

"Por eso, estaremos siempre vigilantes e intentaremos siempre sumar, y no restar, a la unidad", ha apostillado, antes de subrayar que, en todo caso, "no existe un espacio estatal y otro autonómico, sino que ambos son lo mismo", por lo que, con el aval del artículo 137 de la Constitución, ha subrayado su aspiración a una "mayor, más intensa y más frecuente participación" de las comunidades en la definición de las políticas de Estado.

Feijóo ha concretado que "la reclamación de Galicia, que pasa a ser modelo de estabilidad y fortaleza política, consiste en ampliar la conexión de los órganos centrales y autonómicos a fin de transformar el Estado en una auténtica 'comunidad de autonomías'". "Aspiramos a una conexión amplia y permanente que permita que la voluntad estatal sea un agregado en el que participen también las voluntades autonómicas", ha resumido.

REFORMA CONSTITUCIONAL: "PARA QUÉ Y PARA QUIÉN"

Convencido de que "no hay peor enemigo" en el debate sobre el modelo territorial que "el nominalismo", ha considerado "curioso" que el "ismo" aparentemente "más desvalorizado" sea el que, a su juicio, "ofrece más precisión y, de momento, más consenso": el "autonomismo".

"Sabemos qué es la autonomía. Está plasmada en estatutos y ya tiene un periodo de funcionamiento razonable. Ignoramos, sin embargo, en qué consiste el federalismo que se propone o el estado plurinacional que funciona como un mantra para algunos sectores", ha agregado el dirigente gallego, receloso de urgir una reforma de la Carta Magna.

De hecho, ha subrayado que, a aquellos que piden una "reforma inmediata de la Constitución a fin de dar respuesta al desafío secesionista, hay que preguntarles 'para qué' y 'para quién'". En cuanto a explicitar el 'para qué', ha citado varios artículos de la Carta Magna que inciden en la solidaridad y el equilibrio territorial o la igualdad de derechos y obligaciones entre españoles, preguntándose si dichos mandatos se pueden considerar "obsoletos" o "una antigualla".

Ha añadido que también conviene aclarar "de antemano" si se trata de "favorecer el funcionamiento del Estado autonómico en su conjunto" o de "aplacar determinados dirigentes de determinadas comunidades autónomas" y ha lanzado su advertencia: "Galicia no puede apoyar un proyecto que carece de rumbo y de punto de llegada, ni tampoco un trato de favor a la insubordinación sistemática al marco legal" fijado "entre todos".

LA "CONDICIÓN" DE SUPERAR "PREJUICIOS ANÓMALOS"

En este capítulo, también ha considerado "sorprendente" que haya quien abogue por una reforma urgente de la Constitución o incluso por un nuevo proceso constituyente, pero al tiempo sea "reticente" a los pactos políticos "transversales".

Según Feijóo, en la "cultura política" de quienes tienen este tipo de planteamientos "existen Capuletos y Montescos". "En ella hay partidos con los que se debe practicar una suerte de apartheid", ha lamentado, antes de advertir que "superar" este tipo de "prejuicios anómalos en cualquier demócrata" sería "una condición necesaria" para que prosperarse una eventual reforma.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha