eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Felipe VI defiende más inversión en Jordania y alaba su acogida de refugiados

- PUBLICIDAD -
Felipe VI defiende más inversión en Jordania y alaba su acogida de refugiados

Felipe VI defiende más inversión en Jordania y alaba su acogida de refugiados

Felipe VI abogó hoy por ampliar la cooperación económica hispano-jordana a nuevos sectores, elogió a Jordania como ejemplo a seguir en la acogida de refugiados y animó a trabajar juntos con optimismo para convertir Oriente Medio y el Mediterráneo en "un espacio de prosperidad".

El monarca español, que intervino en la sesión inaugural del Foro Económico Mundial sobre Oriente Medio y África del Norte, subrayó que España ha superado ya "lo peor de una seria crisis económica", gracias a los "esfuerzos compartidos" de población e instituciones, y crece ahora a un ritmo sostenido, creando empleo, lista para reforzar su cooperación con todos sus socios de Oriente Medio.

"Las empresas españolas están aquí para quedarse", deseando ser parte del brillante futuro de este país", afirmó Felipe VI ante el rey Abdalá II, la reina Rania y el príncipe heredero Husseín, y recalcó que, además de su presencia en el sector energético, hay compañías con un "gran interés" en áreas como desalinización, tratamiento de aguas e infraestructuras de transporte.

Tras un llamamiento al medio centenar de países representados en el foro para aprovechar las oportunidades que ofrecen los avances tecnológicos y trabajar juntos en favor del desarrollo económico y social de los jóvenes de la región, advirtió de que para ello habrá que eliminar un gran número de obstáculos, entre ellos "las desigualdades, la ignorancia y el extremismo".

En este contexto, ensalzó la participación en el Foro, como representante de esas nuevas generaciones, del Príncipe Husseín, de quien destacó que ha demostrado su voluntad de seguir "el extraordinario legado de los reyes hachemíes" con sus iniciativas de trabajo con los jóvenes para "construir una paz duradera" y "prevenir el radicalismo".

El Príncipe heredero jordano representa "la esperanza" para la transformación de Oriente Medio y el Mediterráneo en "uno de los polos más dinámicos del mundo", insistió el monarca, y recordó que, en ese mismo instante, había en Barcelona, en Ammán, en El Cairo, en Dubai o en Casablanca un joven pensando en cómo fundar su propia empresa, completar sus estudios de posgrado o mejorar su formación.

"Ellos no pueden esperar a que se resuelvan todos los problemas creados por anteriores generaciones", resaltó Felipe VI en un discurso leído íntegramente en inglés, al igual que el resto de oradores, en el que alertó de que "el paro juvenil y la falta de oportunidades alimentan la frustración y la rabia".

Consideró por tanto "esencial" una cooperación internacional que favorezca la movilidad de estudiantes entre países y reclamó políticas efectivas en este ámbito que no solo aumenten las posibilidades de empleo para los jóvenes, sino que permitan crear "un contrato social más fuerte para todos ellos".

El monarca argumentó que el mundo se enfrenta a una "crisis muy seria, que desafía los propios fundamentos" de un orden mundial que necesita "mejoras y transformaciones", pero que se basa también "en principios muy valiosos: La soberanía e independencia de los Estados, el respeto por los derechos humanos y los beneficios del libre comercio y de la movilidad de la gente... de las personas".

Ante ese escenario, alabó a Jordania como "un ejemplo" que muestra a los demás países el camino a seguir, en primer lugar por "comportarse con generosidad" al "acoger, una vez más, a un gran número de refugiados que han sido obligados trágicamente a abandonar sus hogares a causa de la guerra y la desesperación".

Jordania es a su juicio ejemplar también por "actuar con valentía" en el liderazgo de "la lucha contra aquellos cuyo único argumento es el terror y que representan un enemigo común para todos nosotros", así como por "perseverar en su mensaje de paz, de diálogo y de búsqueda de un desarrollo inclusivo y sostenible".

Agradeció en este punto al rey Abdalá la determinación con que ha continuado la tradición de "valentía, generosidad y tolerancia" propia de la monarquía hachemí, al tiempo que elogió asimismo a Jordania como "ejemplo de compromiso constructivo con el conjunto de la comunidad internacional".

Felipe VI no olvidó aludir al futuro de la UE y, tras asegurar que España "mira al futuro con optimismo", reflexionó: "Queremos seguir construyendo una Europa mejor y más fuerte, basada en el respeto a la dignidad humana como 'principio entre los principios' y también en la convicción de que unidos somos más fuertes".

"Queremos trabajar junto al mundo entero, y muy especialmente con nuestros amigos de Oriente Medio y África del Norte, para afrontar los retos y aprovechar las oportunidades; nuestra juventud está lista y nuestras empresas han acelerado su expansión internacional", añadió, antes de animar a "unir fuerzas" para defender los valores comunes y forjar "coaliciones para la paz y un desarrollo inclusivo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha