eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ferguson celebra sin incidentes un Día de Acción de Gracias muy solidario

- PUBLICIDAD -
Ferguson celebra sin incidentes un Día de Acción de Gracias muy solidario

Ferguson celebra sin incidentes un Día de Acción de Gracias muy solidario

Tras los disturbios de esta semana por la exoneración del policía blanco que mató al joven negro Michael Brown, la localidad de Ferguson (EE.UU.) pudo celebrar hoy en calma un Día de Acción de Gracias marcado por la solidaridad.

Ferguson, un suburbio de la ciudad de San Luis (estado de Misuri), trata de sobreponerse, poco a poco, a las violentas protestas que, en la noche del lunes y el martes, provocaron más de 120 detenciones, así como cuantiosos daños materiales.

Un jurado falló este lunes que el agente Darren Wilson, de 28 años, no será imputado por la muerte de Brown, de 18 años, a quien disparó el pasado 9 de agosto en el área residencial de Canfield Drive, después de que el joven robara una cajetilla de cigarrillos en un supermercado cercano, rodeado hoy por un cordón policial.

Varios residentes interrumpieron hoy sus comidas familiares de Acción de Gracias para acercarse a Canfield Drive, donde un improvisado monumento de flores y animales de peluche recuerda al joven frente a un automóvil abrasado durante los disturbios.

"Mi hijo me ha preguntado por él. Es un niño educado. Y me dijo 'Quiero ver a Michael Brown'. Quería traerle aquí para que vea lo que ocurre hoy en día en Estados Unidos", dijo a Efe Kartess Browder, de 24 años, mientras tomaba de la mano a su juguetón hijo.

"La gente no puede ni dormir, especialmente en esta zona", agregó Browder, en alusión a la continuas patrullas de las fuerzas del orden que vigilan el barrio.

No muy lejos de Canfield Drive, los escombros de un salón de belleza atacado e incendiado en la noche del pasado lunes aún despedían hoy un intenso olor a quemado, mientras la nieve caída en las últimas 24 horas se derretía causando un sonoro goteo.

"Esto es un escena de un crimen", advirtió a Efe un agente de policía, quien subrayó que no se puede cruzar la cinta amarilla que precinta el lugar porque se ha abierto una investigación policial.

Los propietarios de los establecimientos destruidos por actos vandálicos pudieron resarcirse hoy un poco de ese duro golpe al disfrutar del sabroso pavo, el manjar estrella que suele servirse en los hogares de los estadounidenses en el Día de Acción de Gracias.

El ave llegó a sus mesas gracias a una donación de la Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, en sus siglas en inglés), una organización defensora de los derechos civiles de las minorías étnicas en Estados Unidos.

La solidaridad también llamó a la puerta de la repostera Natalie Dubose, una madre soltera con dos hijos, cuya panadería resultó arrasada por tres individuos durante los altercados del pasado lunes.

Sus utensilios y cajas de empaquetar productos fueron destrozados y sus cuarenta encargos de pasteles para el Día de Acción de Gracias quedaron en el aire: "Me sentí tan herida", comentó la mujer a los medios locales.

Dispuesta a cumplir con sus clientes en una fecha tan señalada, Dubose puso en marcha una campaña en las redes sociales para captar donaciones y ha tenido tanto éxito, que hoy había recaudado la friolera de 230.000 dólares.

"Nunca he sentido tanto cariño", afirmó la repostera, a quien el abrumador apoyo popular le hizo llorar.

Voluntarios de la Cruz Roja de San Luis también se han movilizado para ayudar a las familias que perdieron su casa a consecuencia de la violencia.

A medida que ha transcurrido la semana, la tensión parece haber disminuido y las habituales manifestaciones ante el Departamento de Policía de Ferguson, que se han convertido en un ritual diario desde el pasado lunes, son cada vez menos numerosas.

Varias decenas de personas se concentraron este miércoles por la noche ante la comisaría, custodiada por unos cuarenta efectivos de la Guardia Nacional -una fuerza militar de reserva- fuertemente pertrechados de material antidisturbios.

A esa cita no faltó la estudiante afroamericana Atia, de 24 años, que suele acudir a las protestas con un cartel que la cubre de cintura para arriba y en el que puede leerse la frase "Justicia para Mike Brown".

La chica parece dispuesta a seguir luchando por esa "justicia" incluso en el Día de Acción de Gracias: "Me comeré el pavo -adelantó a Efe- y volveré aquí. La lucha continuará todos los días".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha