eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fiscalía de Menores decidirá sobre el joven detenido en Pontevedra por atentado a la autoridad al agredir a Rajoy

Durante su paseo fue abordado por simpatizantes de En Marea, Defensa da Ría y detractores que recriminaron recortes y la situación de la pesca

- PUBLICIDAD -
Fiscalía de Menores decidirá sobre el joven detenido en Pontevedra por atentado a la autoridad al agredir a Rajoy

El joven que ha agredido al presidente del Gobierno y candidato a la reelección, Mariano Rajoy, durante su paseo electoral en Pontevedra, permanece detenido en la Comisaría Provincial acusado de "atentado contra la autoridad" y a la espera de que la Fiscalía de Menores determine su situación, una vez que preste declaración, bien en la propia comisaría o en dependencias del Ministerio Fiscal.

Tras su detención, el propio joven había afirmado que tenía 17 años de edad, según el testimonio de los empleados de la inmobiliaria en la que el agresor fue retenido por los agentes nada más producirse el suceso, hasta que fue trasladado a la Comisaría en un vehículo policial.

Los trabajadores del negocio inmobiliario han señalado también que durante el tiempo que permaneció en el local, el joven proclamó "consignas" contra la corrupción política y los recortes, con los que habría justificado su acción ante los agentes.

En el momento de su traslado, el joven salió escoltado del establecimiento, con la cabeza cubierta con una capucha, el rostro sonriente y alzando el dedo pulgar de una mano en señal de aprobación. Su salida fue aplaudida por una parte de las personas que se agolpaban en la plaza de A Peregrina, que coreaban lemas a favor de la "verdad", mientras que otro sector del público le increpaba.

AGRESIÓN

La agresión se produjo en torno a las 18,50 horas, cuando el joven, que según el presidente local del PP de Pontevedra, Jacobo Moreira, se había mezclado entre la multitud de personas que rodeaban a Mariano Rajoy junto a la basílica de la Peregrina para saludarle y hacerse fotos con él, le lanzó un puñetazo que sonó como un golpe seco y arrojó al suelo sus gafas, que se rompieron en varios pedazos, recogidos al instante por los miembros de la comitiva popular, mientras Rajoy se recomponía del golpe recibido.

Entre tanto, los agentes de seguridad que rodeaban al presidente se abalanzaron sobre el joven que, a pesar de forcejear, acabó en el suelo, completamente inmovilizado. Inmediatamente, lo levantaron y lo introdujeron en el local comercial de la inmobiliaria Pedrosa, situada a escasos metros.

Mariano Rajoy pidió "tranquilidad" a sus compañeros de partido, según Jacobo Moreira, mientras que la ministra de Fomento y cabeza de lista del PP por la provincia de Pontevedra, Ana Pastor, instaba a continuar el itinerario. Los dirigentes populares aceleraron el ritmo del paseo y se encaminaron hacia el hotel Rías Bajas, donde a los pocos minutos el presidente subió a uno de vehículos de la caravana popular, entre aplausos y vítores de las personas que le acompañaron hasta ese punto donde finalizó su estancia en Pontevedra.

PASEO

Minutos antes de la agresión que truncó el multitudinario paseo electoral del candidato del PP a las elecciones del 20-D, Mariano Rajoy había saludado a los jóvenes del PP de Pontevedra que se encontraban en una mesa electoral instalada junto a la basílica de la Peregrina. Con él posaron también Ana Pastor, Alberto Núñez Feijóo, Pilar Rojo y Jacobo Moreira.

La plaza de A Peregrina ocupó una buena parte del tiempo que duró el paseo y el único donde, hasta ese momento, se había producido algún amago de acción reivindicativa. Así, el presidente de la Asociación Pola Defensa da Ría, Antón Masa, y varios colaboradores del colectivo ecologista, intentaron acercarse a Rajoy para entregarle un ejemplar del "Libro Blanco de Ence", que reúne argumentos contrarios a la permanencia del complejo pastero en la ría de Pontevedra.

Ante la negativa de los agentes de seguridad de Presidencia a permitir su acercamiento, los ecologistas corearon los lemas "Ence e Elnosa, peche xa", "Queredes vender a ría" y "Elnosa e Celulosa, fóra da ría". La única que logró su propósito de entregar el "Libro Blanco de Ence" al titular de la Xunta fue la expresidenta de la APDR, Leonor González.

También hubo otros viandantes que, en voz alta, le recriminaron los recortes y le exigieron "respeto para los pescadores que llevan tres meses en casa sin poder trabajar".

DESMENTIDO

Tampoco pudieron acceder al presidente del Gobierno varios integrantes de la coalición política En Marea, que repartían ejemplares de una publicación electoral. Precisamente, el coordinador local de Marea Pontevedra, Xoán Hermida, ha desmentido que el joven detenido como presunto autor de la agresión a Rajoy sea integrante de En Marea, argumentando que "el cambio va a venir el 20-D de las propuestas y las sonrisas de la gente".

En concreto, el agresor es miembro del grupo Mocidade Granate, los ultras del Pontevedra Club de Fútbol. El propio colectivo de seguidores radicales ha difundido un tuit en su cuenta en el que se asegura que, como grupo, se desmarcan de la agresión.

RECORRIDO

La parte más amable del recorrido de Mariano Rajoy por su ciudad se produjo desde su llegada, en torno a las 18,00 horas, ante la Subdelegación del Gobierno en Pontevedra, acompañado por Ana Pastor y Alberto Núñez Feijóo. Allí fue recibido delante de la Subdelegación del Gobierno por el presidente provincial del PP de Pontevedra, Rafael Louzán, el portavoz del grupo municipal del PP, Jacobo Moreira, y la alcaldesa de Marín, María Ramallo, entre otros cargos del partido.

La primera anécdota se produjo en este mismo punto cuando, entre los simpatizantes que le esperaban, se encontraba Aquilina Alonso Pérez, conocida como 'Quila', quien le explicó al presidente que tenía 104 años y que le votaba siempre al PP. "Mientras yo viva, el PP va a seguir ganando", afirmó esta centenaria quien, sentada en una silla de ruedas, siguió el recorrido de Rajoy a lo largo de la calle Michelena.

Público de todas las edades interrumpió en innumerables ocasiones el paseo de la comitiva electoral del PP, con Mariano Rajoy atendiendo las peticiones de sus seguidores para hacerse fotos y selfies con bebés, niños y mayores.

"Me quedan fuerzas", afirmó Rajoy en declaraciones a la prensa, sobre su estado de forma a estas alturas de la campaña. "Dentro de lo complicada y estresante que son las campañas", según explicó, intenta "hacer una vida razonable", para lo cual "la clave es dormir bien y tener la conciencia tranquila", añadió.

En su recorrido por el centro de la ciudad, a la altura del edificio de la antigua Casa Consistorial, Rajoy recordó su etapa como concejal tras las elecciones municipales de 1983 y su etapa como estudiante en el instituto Sánchez Cantón. Mariano Rajoy se mostró "muy contento de estar en Pontevedra", a la que se refiró como su ciudad y de donde guarda "muy buenos recuerdos".

Una de las paradas del recorrido se produjo en la Confitería Solla, donde Ana Pastor había prometido a su propietario presentarle al presidente del Gobierno, con el que intercambió impresiones sobre el "secreto" de las elaboraciones que se sirven en este veterano establecimiento comercial. A su salida del mismo, Rajoy fue aclamado con gritos de "presidente" y aplausos, que se repitieron hasta su llegada a la plaza de A Peregrina.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha