eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Fiscalía francesa pide 4 años de prisión para el responsable de implantes PIP

- PUBLICIDAD -
La Fiscalía francesa pide 4 años de prisión para el responsable de implantes PIP

La Fiscalía francesa pide 4 años de prisión para el responsable de implantes PIP

La Fiscalía francesa pidió hoy cuatro años de prisión de obligado cumplimiento contra Jean-Claude Mas, fundador de la empresa que fabricaba y comercializaba los implantes mamarios PIP, para los que supuestamente empleaba un gel industrial no autorizado.

El Ministerio Fiscal requirió además una multa de 100.000 euros y la inhabilitación de por vida en el sector médico-sanitario para el empresario, de 73 años, mientras que la petición de penas para el resto de directivos oscila entre seis meses y dos años de cárcel.

El macrojuicio que se celebra en el Tribunal Correccional de Marsella, en el sur de Francia, examina 5.127 denuncias con acusaciones de estafa, blanqueo de dinero y fraude fiscal, entre otros cargos.

La empresa Poly Implant Prothèse (PIP), que fabricaba esas prótesis, llegó a facturar el 84 % de sus ingresos fuera de Francia, esencialmente en Latinoamérica y otros países europeos.

Mas y sus cuatro colaboradores, acusados de ejecutar sus órdenes o de no impedir que se fabricasen los implantes en esa empresa ahora en quiebra, podrán ser condenados a una pena máxima de cinco años de prisión. Pero no se espera que indemnicen a las víctimas, ya que se han declarado insolventes.

Solo en Francia, la Agencia del Medicamento (Ansm) calcula que 30.000 mujeres llevan esos implantes, a quienes las autoridades han recomendado que se retiren las prótesis de manera preventiva dado el alto riesgo de rotura, y unas 15.000 ya lo han hecho.

Se estima que otras 30.000 mujeres no francesas también se colocaron esos implantes de silicona en el pecho, sobre los que las autoridades sanitarias aún no han logrado establecer si elevan las posibilidades de sufrir un cáncer.

En sus declaraciones ante la Gendarmería y ante la Policía Judicial en noviembre de 2010 y en octubre de 2011, Mas confesó que sabía que se utilizaba un gel no autorizado y señaló que las mujeres que le habían denunciado eran "personas frágiles que hacen todo esto por el dinero", según la declaración filtrada a los medios de comunicación franceses.

"Sabía que el gel no estaba homologado, pero lo hice conscientemente porque el gel PIP era menos caro (...) y de mejor calidad", dijo.

Está previsto que este primer juicio que se celebra en Marsella concluya el próximo 17 de mayo.

Pero quedan otros procesos pendientes, como el que instruye el Tribunal de Comercio de Toulon (sureste) contra la empresa alemana de control de calidad TÜV, que había validado los implantes y al que las víctimas reclaman 50 millones de euros.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha