eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Fracasa el último intento de reforma del Reglamento del Congreso

- PUBLICIDAD -
Fracasa el último intento de reforma del Reglamento del Congreso

Fracasa el último intento de reforma del Reglamento del Congreso

Los grupos parlamentarios han certificado hoy el fracaso del enésimo intento de acordar una reforma del Reglamento del Congreso, la última tentativa de poner al día sus anquilosadas normas del funcionamiento interno, vigentes desde 1982, tras una reunión en la que han dado por rotas las negociaciones.

La ponencia que estudiaba esta reforma y que se creó en abril de 2013 llevaba ya meses sin reunirse y, además, en los sucesivos encuentros apenas se habían obtenido avances en el texto, al tiempo que se agudizaba el distanciamiento en las posiciones del PP y el PSOE.

El Reglamento se dividió en once bloques para desbrozar los trabajos, y no se ha pasado del primero, el dedicado a la mejora y agilización del procedimiento legislativo.

A la salida de la reunión de hoy, los portavoces del PP y el PSOE se han acusado mutuamente de no tener voluntad real de acuerdo para esta reforma, y han anunciado que presentarán por su cuenta sus propias propuestas para su debate ante el pleno de la Cámara.

En concreto, el PP ha anunciado que en breves fechas presentará una proposición de regulación de los lobbies, o grupos de interés, para dar mayor transparencia a su actuación en el ámbito parlamentario, iniciativa que intentará que sea apoyada por el resto de grupos.

La ponente del PP, Arenales Serrano, ha acusado al PSOE de protagonizar una "espantada" y demostrar que "no quiere ir a ningún sitio" porque sigue enzarzado "en sus peleas internas".

"Una vez más estamos viendo que priman los intereses partidistas", ha lamentado.

Serrano ha explicado que en la última reunión de hoy, su grupo ha traído nuevas propuestas concretas, por ejemplo, para agilizar los debates parlamentarios o reconociendo la figura de "líder de la oposición" concediéndole el doble de tiempo en las sesiones de control al Gobierno.

Sin embargo, no ha sido posible acordar estas medidas porque, ha alertado, "dos no van juntos si uno no quiere".

Por el contrario, el socialista Pablo Martín ha certificado que la ponencia para la reforma del reglamento "es historia" porque ha sido un "instrumento de engaño" del PP hacia el resto de formaciones políticas.

Ha recordado que la ponencia se constituyó en abril de 2013, aunque la primera reunión de trabajo no se celebró hasta abril de 2014.

"En un año no hemos sido capaces de modificar ni una sola coma", ha lamentado Martín, que ha acusado al PP de haber conseguido su objetivo de paralizar cualquier cambio en el reglamento a pesar del "daño" que provoca a la institución.

"Mi grupo abandona esta ponencia porque no tiene razón de ser", ha insistido el diputado socialista, que ha avanzado que su grupo llevará al pleno sus propuestas para mejorar el reglamento y la vida parlamentaria.

Apuesta el PSOE por un modelo de preguntas al Gobierno más cercano al sistema británico y menos anquilosado, con posibilidad de preguntas "sorpresa" al Ejecutivo, y que los promotores de las iniciativas legislativas populares (ILP) puedan defender el texto en el Congreso.

En estos dos años de trabajos, los grupos habían ido debatiendo sus propuestas para agilizar el procedimiento legislativo, simplificando los trámites y evitando duplicidades en casos como, por ejemplo, el debate de los presupuestos, cuyas enmiendas se debaten en comisión y se vuelven a discutir después en el pleno.

Se apostaba también por separar la discusión técnica de las leyes -que se haría en comisión- de su debate político -que tendría como escenario el pleno-, así como facilitar la participación ciudadana a través de la web del Congreso o mejorando el procedimiento de las iniciativas legislativas populares, poniendo "luz y taquígrafos" al proceso de elaboración de las leyes.

El Reglamento del Congreso está vigente desde 1982 y ha habido varios intentos, sin éxito, de cambiarlo. El último fue en 2007, cuando presidía la Cámara el socialista Manuel Marín, y se estuvo a punto de cerrar una reforma que no salió adelante en el último momento ante la falta de acuerdo sobre el uso de las lenguas cooficiales.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha