eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Francia busca a un joven belga de 26 años por su relación con los atentados

Las fuerzas de seguridad españolas están en constante comunicación con los investigadores franceses

- PUBLICIDAD -

Las autoridades francesas buscan a un joven de 26 años nacido en Bélgica, pero con nacionalidad francesa por su presunta vinculación con los atentado de París, según han informado a Europa Press fuentes de la investigación.

Estas mismas fuentes han precisado que Francia ya ha emitido una alerta a las fuerzas y cuerpos de seguridad europeas incluyendo las españolas, que ya tienen una descripción de esta persona.

En la información remitida por los investigadores galos se detalla que esta persona nació en Bruselas (Bélgica) el 15 de septiembre de 1989, aunque cuenta con nacionalidad francesa y se le califica como un "individuo peligroso".

En cuanto a sus rasgos físicos, mide 1,75 centímetros y se trata de una persona corpulenta con ojos marrones. Las fuentes consultadas conocen su nombre, pero piden no desvelarlo por seguridad.

Los expertos españoles en la lucha antiterrorista ya investigan si alguno de los yihadistas autores de los atentados de París tenían algún tipo de vinculación con España como ha sucedido en ocasiones anteriores con terroristas que actuaron en el país galo.

Los especialistas españoles llevan desde la misma noche del viernes en pleno contacto con los servicios de Información de las fuerzas de seguridad francesas cotejando la información de la que se dispone hasta ahora. Se busca algún tipo de relación con España ya sea de residencia, tránsito o vinculaciones familiares o amistades.

AYOUB EL KHAZZANI

La última conexión entre Francia y España en torno un atentado terrorista tuvo lugar tras el arresto de Ayoub El Khazzani, el autor del ataque de este verano en el tren de alta velocidad Thalys cuando circulaba entre Amsterdam y París.

Este joven terrorista vivió siete años en España, varios de ellos en el barrio madrileño de Lavapiés, donde se dedicó al menudeo de droga. Por ello fue condenado al menos a seis meses de cárcel tras vender hachís a un menor de edad, según la sentencia dictada por un juzgado madrileño al que tuvo acceso Europa Press.

Antes de eso, los servicios de seguridad españoles y franceses ya colaboraron a la hora de investigar el paso por España del terrorista Amedy Coullibaly, autor en enero del asesinato de una policía municipal y cuatro ciudadanos en un supermercado de París tras los ataques al semanario satírico Charlie Hebdo.

Las pesquisas llevadas a cabo descartaron que el terrorista tuviesen contactos con otros terroristas o infraestructura estable en territorio español. Esta fue la tesis que trasladaron los servicios de Información españoles a sus colegas franceses.

AMEDY COULLIBALY

Días antes del atentado, el yihadista había realizado un viaje a España en un coche modelo Seat Ibiza que había alquilado en Francia. Se desplazó hasta el aeropuerto de Barajas en Madrid para acompañar a su mujer, que tomó un vuelo a Turquía para pasar a Siria.

En relación con Coullibaly, las autoridades francesas investigaron también a un individuo llamado Amar Ramdani, preso en Francia y acusado de haber colaborado con el yihadista en los atentados de París del pasado enero.

Según confirmaron a Europa Press fuentes de la lucha antiterrorista se trata de la misma persona que pasó años en España donde cuenta con varios antecedentes policiales. Ramdani, de hecho, fue procesado en España en el sumario 1006/2006, una causa por tráfico de drogas y tenencia ilícita de armas.

AMAR RAMDANI

La Justicia gala sospechó de que esta persona tuvo algo que ver con los atentados de París por su fluida relación con Coulibaly. La Fiscalía de París tiene información de que Ramdani y Coulibaly se conocieron entre 2010 y 2013 en la prisión de Villepinte, en las afueras de la capital francesa, y que llegaron a intercambiar 600 mensajes de texto entre septiembre de 2014 y enero de 2015.

Ramdani habría experimentado una transformación personal difícil de creer para las personas que le conocieron durante su paso por España. "Bebía whisky y se iba a de putas, era un tío laico laico, no era un hombre religioso", relata a Europa Press una de las personas que lo conoció en aquellos años en los que integraba un grupo dedicado al tráfico de hachís.

De aquella época han pasado ahora más de diez años, pero recuerda que "eran gente muy joven, muy de ir a la moda, no tenían ni un sólo rasgo, ni barba tenían". Añade que tras su arresto el 21 de enero de 2004 ingresó en la cárcel de Alhaurín de la Torre (Málaga) y después le perdió la pista. Sólo acierta a decir que salió de prisión, pero ya no sabe a dónde fue.

HAMED REDA

Otro ejemplo de la colaboración entre las fuerzas de seguridad de España y Francia fue la investigación de la Guardia Civil que se saldó el pasado junio con el arresto de un yihadista reclamado por España en Varsovia (Polonia) cuando regresaba de combatir con Estado Islámico y que permitió desbaratar un plan de atentado contra una sala de conciertos en Francia.

El yihadista detenido en Varsovia con información del Instituto Armado, un hombre nacido en Marruecos pero con residencia en España, confesó la inminente llegada de otro terrorista a Europa procedente de Siria que tenía como destino Francia. Se trataba de Hamed Reda, quien gracias a esa información fue arrestado por las autoridades francesas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha