eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Frente Nacional debate su estrategia para las presidenciales de 2017

- PUBLICIDAD -
El Frente Nacional debate su estrategia para las presidenciales de 2017

El Frente Nacional debate su estrategia para las presidenciales de 2017

El ultraderechista francés Frente Nacional (FN) comenzó hoy un seminario interno en el que sus principales dirigentes diseñarán la línea del partido de cara a las presidenciales de 2017, que se debate entre una postura más liberal y otra más soberanista.

Dirigidos por Marine Le Pen, un centenar de dirigentes, cargos públicos y personalidades próximas al partido se reúnen durante el fin de semana en Étiolles, a las afueras de París, para tratar de modificar la imagen de una formación que, pese a batir récords de votos, no logra conquistar ninguna de las grandes instituciones.

El mejor ejemplo tuvo lugar a finales del año pasado, cuando fueron los más votados en la primera vuelta de las regionales y, en la segunda, batieron su récord absoluto de votos, con 6,8 millones de sufragios, pero no conquistaron ninguna región.

Ante la imposibilidad de llegar a acuerdos con otros partidos, el FN se plantea cómo aumentar su base electoral, con reflexiones que pasan, entre otras, por una renovación de sus propuestas económicas o el cambio de nombre.

En el trasfondo está la pelea interna entre la línea política dominante hasta ahora, personificada en la figura de su número dos, Florian Philippot, y otra de corte más liberal, que encabeza la diputada Marion Maréchal-Le Pen, nieta del fundador y sobrina de la actual presidenta del partido.

Mientras el primero apuesta por una salida del euro y una política soberanista de corte proteccionista, la segunda es más partidaria de medidas liberales que favorezcan al empresariado, sobre todo a los pequeños comerciantes y artesanos.

Los defensores de la línea Maréchal-Le Pen consideran que, como asegura la diputada, "el mayor margen de progreso electoral está en la derecha".

Segun ellos, las recientes elecciones demuestran que el FN queda más cerca de ganar cuando se mide en una segunda vuelta con un candidato socialista que frente a uno de la derecha moderada de Los Republicanos del expresidente Nicolas Sarkozy.

En su opinión, dejar en segundo plano propuestas como la salida del euro y avanzar otras, como medidas fiscales propicias para las pequeñas y medianas empresas, puede procurarles parte de la base electoral sarkozista.

La línea de Philippot, que ha dominado en los últimos años, considera que la forma de progresar pasa por medidas como el cambio de nombre, algo que se debatirá en este seminario.

Entre los que se bajaran figuran "Los Patriotas" o "Movimiento Nacional Republicano".

Según Philippot, muchos electores ni siquiera leen los panfletos del FN en cuanto ven el nombre.

Lo cierto es que los sondeos muestran que, pese a su avance electoral, el FN es un partido que todavía genera mucho rechazo entre los franceses.

Una encuesta publicada hoy por el vespertino "Le Monde" revela que el 56 % de los ciudadanos ve a la formación ultraderechista como "un peligro para la democracia en Francia", dos puntos porcentuales más que el año pasado y nueve más que en 2013.

El porcentaje de rechazo es similar al que el FN tenía en 2011, cuando Marine Le Pen sucedió a su padre al frente del partido, lo que muestra que tras unos años de mejora, la imagen de los ultraderechistas ha vuelto a degradarse.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha