eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno libio pide ayuda de la Liga Árabe para el levantamiento del embargo de armas

- PUBLICIDAD -
El Gobierno libio pide ayuda de la Liga Árabe para el levantamiento del embargo de armas

El Gobierno libio pide ayuda de la Liga Árabe para el levantamiento del embargo de armas

El jefe del Consejo Presidencial libio designado por la ONU, Fayez al Serraj, pidió hoy apoyo a la Liga Árabe para que se levante el embargo de armas internacional al país y éste pueda así "combatir el terrorismo".

Al Serraj participó hoy en una reunión junto a los delegados permanentes de la Liga Árabe, en su sede de El Cairo.

"Es algo ilógico que la comunidad internacional apoye nuestra guerra contra el terrorismo y nos prohíba (proveernos de) las armas", subrayó el dirigente libio.

En este sentido, pidió el apoyo árabe para descongelar los fondos del Estado libio y poner así fin al "sufrimiento" del pueblo del país.

Al Serraj instó a los países árabes a enviar delegaciones económicas a Libia, que hagan regresar las representaciones diplomáticas y que se reanuden los vuelos directos, para enviar un mensaje de aliento a los libios.

Asimismo, destacó que su Gobierno está dispuesto a luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI), pero que esta batalla requiere la coordinación de todos los libios y una estrategia unificada, con un mando único.

El jefe del Consejo Presidencial también se reunió en El Cairo con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, el cual apoyó la necesidad de levantar el embargo de armas para que el Ejército libio pueda asumir sus funciones, según un comunicado de la Presidencia.

Al Serraj expresó a Al Sisi el compromiso de su Gobierno de trabajar con los países vecinos, sobre todo en la lucha contra los grupos terroristas, una cuestión que preocupa mucho a Egipto, que se ha visto afectado por el conflicto al otro lado de su frontera occidental.

Ambos mandatarios señalaron que el Consejo Presidencial debe recibir el respaldo del Parlamento de Tobruk, reconocido por la comunidad internacional, para que pueda tener legitimidad y empezar a trabajar para "reconstruir el país y luchar contra el grupo terrorista Estado Islámico".

Al Serraj y su equipo llegaron el pasado 30 de marzo a Trípoli en barco desde Túnez, y mantienen hasta ahora su sede en esa base naval, a la espera de recibir la aprobación parlamentaria.

Por ahora, ni el Parlamento reconocido de Tobruk, ni el Gobierno con sede en Trípoli han reconocido o cedido parte de su poder al nuevo Ejecutivo.

El vacío de poder ha sido aprovechado por los grupos yihadistas como la rama libia del Estado Islámico y la organización de Al Qaeda en el Magreb Islámico para conquistar territorio en Libia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha