eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno argentino redobla la presión para forzar la salida de un juez de 97 años

- PUBLICIDAD -
El Gobierno argentino redobla la presión para forzar la salida de un juez de 97 años

El Gobierno argentino redobla la presión para forzar la salida de un juez de 97 años

El Gobierno argentino redobló hoy la presión sobre la Corte Suprema con la petición de que se reemplace a quien no esté "en condiciones de trabajar todos los días", en referencia a Carlos Fayt, que a sus 97 años se niega a abandonar su puesto y cuya situación se discutirá en el Congreso.

Durante su encuentro diario con los medios, el jefe de Gabinete del Ejecutivo argentino, Aníbal Fernández, sostuvo hoy que la situación del Supremo "no da para más" y que hay que apelar "a la racionalidad, la inteligencia y el respeto por la nación a quienes son los responsables de la Corte".

"Hay que reemplazar lo que se tenga que reemplazar, encontrar una salida posible para que se vuelva a contar con hombres y mujeres de estatura en condiciones de trabajar todos los días para resolver el problema de los argentinos", recalcó Fernández.

Las declaraciones de Fernández se producen en medio de una nueva embestida contra el Poder Judicial del oficialismo, que desde la semana pasada ha elevado el tono de las críticas contra el nonagenario Fayt, cuya capacidad para cumplir sus funciones ha sido puesta en duda en público por varios altos cargos, incluida la propia jefa de Estado, Cristina Fernández.

Ante las dudas sobre su estado de salud, el propio Fayt salió a defender que se encuentra "bien" y "trabajando como siempre", en un escueto mensaje difundido por radio América.

En respuesta, el jefe de Gabinete contestó hoy que no le "consta" que la persona que habló en la radio sea realmente Fayt y pidió que se haga una filmación y se retransmita por televisión.

Además, está previsto que mañana se discuta la situación de Fayt en la comisión de juicio político del Congreso argentino, que recientemente cambió de dirección y pasó a estar encabezada por una diputada oficialista.

Desde el pasado 1 de enero, la Corte funciona con un miembro menos de los que establece la ley, ya que el magistrado Raúl Zaffaroni renunció al cumplir 75 años.

La reforma constitucional de 1994 establece la jubilación de los los jueces argentinos a los 75 años, pero Fayt, que ya era ministro del Supremo, logró un fallo del tribunal para conservar su cargo y sobrevivió a los cambios en la Corte, como la reducción de sus miembros que impulsó el fallecido presidente Néstor Kirchner.

A solo cinco meses de los comicios generales para elegir al sucesor de Cristina Fernández en la Presidencia argentina y con múltiples causas judiciales abiertas contra altos cargos, incluida la propia Fernández, el Gobierno se encuentra en una situación incómoda al no haber logrado llenar la silla vacante en el máximo tribunal con el candidato de su elección, el abogado Roberto Carlés.

Para nombrar nuevos ministros de la Corte el oficialismo necesita el apoyo de dos tercios del Senado, pero los bloques opositores de la Cámara Alta han cuestionado la independencia de Carlés y quieren que la designación del nuevo miembro quede en manos del próximo Gobierno.

Desde el Gobierno acusan además al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, de actuar con motivaciones políticas y de falta de independencia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha