eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno dice que "no ejerció presión alguna" para que Marruecos no recibiese a Puigdemont

El Gobierno ha asegurado por escrito al diputado del PDeCAT Jordi Xuclà que no ejerció "presión alguna a las autoridades marroquíes" para que no recibiesen al presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, que tuvo que cancelar la visita que tenía prevista a este país en mayo porque ninguna autoridad podría recibirle.

- PUBLICIDAD -
El Gobierno dice que "no ejerció presión alguna" para que Marruecos no recibiese a Puigdemont

En respuesta a una batería de preguntas que Xuclà registró en el Congreso, el Gobierno afirma que, en cuanto la Embajada de España en Marruecos tuvo comunicación oficial de la intención de Puigdemont de viajar al país entre los días 7 y 9 de mayo, "se iniciaron los trámites relacionados con la petición de las entrevistas" que pidió la Generalitat. Es más, le asegura al diputado que "de estas gestiones hay debida constancia en la Secretaría de Acción Exterior de la Generalitat".

El Ejecutivo añade que también "se adoptaron las medidas necesarias para prestar las atenciones protocolarias habituales" a Puigdemont y a su delegación, tanto en lo relativo a vehículos oficiales "como a la previsión, por ejemplo, de una recepción y de almuerzos oficiales".

Fue en respuesta a esta propuesta cuando "Marruecos informó oficialmente que las autoridades marroquíes no se encontraban disponibles para las fechas solicitadas y propuso posponer el viaje a una fecha ulterior".

El Ejecutivo ha respondido así a una serie de cinco preguntas del diputado Xuclà, en las que pedía "confirmación" de que el Gobierno había presionado a las instituciones marroquíes para "obstaculizar" el viaje, que Puigdemont tenía previsto realizar con el ministro presidente de la región belga de Flandes, Geert Bourgeois, junto a una treintena de empresas catalanas y flamencas.

Así, Xuclà preguntaba también si el Gobierno trataba de poner trabas a la actividad internacional de la economía catalana, qué motivos tenía para "impedir" esta misión comercial, qué gestiones realizaron para ello el Ejecutivo y el embajador español en Rabat y cómo valoraba que más de 30 empresas resultasen afectadas.

El Gobierno de Mariano Rajoy ha respondido negando la mayor y afirmando que el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, así como el Servicio Exterior español "han estado siempre, y continuarán estando, a disposición de los Gobiernos de las Comunidades Autónomas con el fin de prestar su más estrecha colaboración para facilitar y encauzar sus visitas a terceros países a conveniencia de ambas partes".

También asegura que "es política muy asentada del Gobierno español apoyar la internacionalización de las empresas españolas, incluidas por supuesto las catalanas, desde todos los Departamentos Ministeriales y las representaciones en el exterior".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha