eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El nuevo Gobierno paquistaní apunta a una política de acercamiento a la India

- PUBLICIDAD -
El resultado final de las elecciones paquistaníes se anunciará hoy

El resultado final de las elecciones paquistaníes se anunciará hoy

Pakistán espera hoy que se anuncie el resultado final de las elecciones, mientras el que será próximo jefe de Gobierno, Nawaz Sharif, va desvelando una política exterior que al parecer empezará por mejorar la relación con la vecina India.

Tres días después de los comicios del sábado, la Comisión Electoral (ECP) sigue facilitando datos parciales, aunque la victoria de Sharif es incontestable y, además, parece que los números de los grandes partidos sufrirán ya pocas alteraciones.

A media tarde, la ECP hizo público un recuento sobre 254 de las 272 circunscripciones totales, aunque matizó que en cuatro de ellas los comicios se aplazaron por muerte de algún candidato y en al menos una más deberán repetirse por irregularidades.

De acuerdo con los guarismos anunciados, la Liga Musulmana-N (PML-N) de Sharif consigue 123 escaños, mientras el que Partido Popular (PPP) de la familia Bhutto acumula 30 diputados y el Pakistan Tehrik-e-Insaf (PTI) del excriquetista Imrán Khan logra 27.

Por detrás quedan el liberal Muttahida Quami Movement (MQM), con 18 escaños, el religioso Jamiat Ulema-e-Islam (JUI-F), con 10, la conservadora Liga Musulmana-F (PLM-F), con 4, y el también religioso Jamaat-e Islami (JI), con 3 diputados.

"Hemos escrutado ya cerca del 95 % de los votos y esperamos poder dar hoy hacia el final del día tanto los resultados como el porcentaje final de participación, que estará por encima del 50 %", dijo poco antes a Efe el portavoz de la Comisión, Khurshid Alam.

Los resultados finales, según Alam, aún pueden sufrir alguna ligera modificación en función de las quejas que han empezado a presentar hoy los diversos partidos y que serán revisadas por el organismo electoral "seguramente durante esta semana".

Mientras el recuento se acerca a su final, los principales rivales de la victoriosa Liga Musulmana-N ya han reconocido la victoria del partido encabezado por Sharif, que, según ha anunciado la ECP, formará su Gobierno el 2 de junio.

El que sin duda será nuevo primer ministro, y que ya lo fue dos veces en los años noventa, ha empezado a dibujar su plan de Gobierno, en el las prioridades parecen pasar por un cierto rediseño en política exterior y el acercamiento a la vecina y rival India.

Durante un encuentro ayer con los medios de comunicación, Nawaz Sharif desveló que ya ha tenido una "larga conversación" con el primer ministro indio, Manmohan Singh, y que se han intercambiado invitaciones para visitar sus respectivos países.

El primer ministro 'in pectore' incluso afirmó que convidará a Singh a su toma de posesión del cargo en Islamabad, aunque las autoridades de Nueva Delhi se han apresurado a declinar la posible invitación por problemas de agenda del jefe del Ejecutivo indio.

"El acercamiento a la India puede ser parte de una agenda regional que interesa a Washington y también un intento de restaurar la confianza de los inversores y aparecer como un país fiable y pacífico", dijo hoy a Efe el analista Fazal-ur-Rehmán.

Según el experto y director del Instituto de Estudios Estratégicos de Islamabad, la caída en picado de la inversión extranjera aparece detrás de la necesidad de cambiar la imagen del país y de acercarse a una posible fuente de negocio como la India.

Nawaz deberá lidiar con los poderes fácticos del país, en especial con las Fuerzas Armadas, reticentes a ceder ante el gran rival regional mientras sigan abiertos contenciosos como el de la disputada región de Cachemira, pero Sharif también trabaja en ello.

Durante su segundo mandato, en 1999, el líder del PML-N promovió un acercamiento entre los ejecutivos de Islamabad y Nueva Delhi que se vio truncado por una aventura del entonces jefe del Ejército, Pervez Musharraf, quien se adentró con sus tropas en suelo indio.

Sharif se desmarcó de aquello y destituyó a Musharraf, lo cual le valió un golpe de estado y el posterior destierro, amen de crear una brecha entre las Fuerzas Armadas y la Liga Musulmana-N.

Según el diario local Express Tribune, Sharif afirmó ayer que "no tiene ningún problema con el Ejército" y achacó la incursión india de Musharraf en 1999 a una decisión individual del militar, que paradójicamente está ahora en arresto domiciliario en Islamabad.

El primer ministro también hizo asimismo un guiño a la administración de Washington, muy interesada en contar con la colaboración de Pakistán en el delicado proceso de retirada de las tropas aliadas del vecino Afganistán.

Sharif ofreció esa colaboración aunque volvió a recordar la necesidad de revisar la estrategia estadounidense del uso de 'drones' como parte de la lucha contra la insurgencia talibán y los integristas armados en el noroeste paquistaní.

"Cualquier Gobierno de Pakistán necesita tener una buena relación con Washington y este no será menos, pero es un tema que requiere mucho tacto y habilidad", advirtió hoy el analista Rehmán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha