eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno promete medidas "concretas" contra la corrupción, una lacra que afecta a "todos" y "no conoce de colores"

La vicepresidenta no descarta nuevas reformas del Código Penal y un endurecimiento de las penas, y apela a la honestidad personal

- PUBLICIDAD -

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, se ha comprometido este miércoles a presentar medidas "concretas", y a poder ser "eficaces" y pactadas con los grupos de la oposición, para poder luchar contra la corrupción porque, según ha defendido, se trata de una lacra que afecta a "todos" y "no conoce de colores".

Ha sido durante el primer Pleno del Congreso de este año y al ser preguntada por la líder de Unión, Progreso y Democracia (UPyD), Rosa Díez, sobre si el Ejecutivo baraja alguna reforma legislativa complementaria a las ya anunciadas que "prevenga, persiga y condene a los corruptos y la corrupción política".

Díez ha reseñado que estas prácticas están "lastrando" la capacidad de recuperación y de generación de empleo de España y ha apuntado que "no puede ser" que los corruptos cuenten en la actualidad con tres posibilidades para "no pagar" con la justicia: la prescripción de delitos, los acuerdos de conformidad entre la Fiscalía y los abogados de la defensa y los indultos que concede el Consejo de Ministros.

UPyD PIDE INICIATIVAS "MÁS RADICALES"

Por ello, y refiriéndose al acuerdo global contra la corrupción que la propia Sáenz de Santamaría está negociando con la oposición, la líder de la formación magenta ha proclamado que "se han terminado los tiempos de las palabras y de los grandes pactos vacíos de contenido".

Y es que, según ha abundado, "la delincuencia organizada" que a su juicio supone la corrupción política requiere de leyes "concretas", de acciones "más radicales", tales como establecer como delito la financiación ilegal de los partidos y el enriquecimiento de los cargos públicos electos, o la regulación de los indultos para evitar la "arbitrariedad" del Gobierno.

Frente a esto, la 'número dos' del Gobierno ha insistido, como minutos antes subrayaba el presidente Mariano Rajoy, en que "por la transparencia y contra la corrupción" el Ejecutivo va a plantear medidas "concretas" y "a ser posible" consensuadas con todos los grupos parlamentarios. "Sería un buen espíritu constructivo abordar conjuntamente un asunto que a todos nos afecta y no conoce de colores, sino de honradez y honestidad, que es algo mucho más personal", ha manifestado.

A SER POSIBLE "MUY EFICACES"

Y, en este sentido, Sáenz de Santamaría ha añadido que "si hay que reformar el Código Penal, se reformará; si hay que endurecer las penas, se endurecerán, y si hay que trasladar ejemplaridad para conocer el enriquecimiento injusto, se hará".

Pero, ha abundado, más que los debates de unos y los discursos de otros, el Gobierno presentará medidas colectivas "concretas", y a ser posible "muy eficaces", e "individuales" porque ha dicho creer "mucho" en la honestidad y la honradez personal.

Y lo hará más allá de las iniciativas que ya ha puesto en marcha, entre las que la vicepresidenta ha destacado la recuperación de la responsabilidad penal de los partidos, medidas contra el falseamiento y ocultación de las cuentas públicas y la modificación de la Ley de Financiación de Partidos Políticos.

Gracias a esta última, ya no se admiten donaciones de más de 50.000 euros y han de publicarse las cuentas de las formaciones políticas una vez que pasan por el Tribunal de Cuentas, que además puede sancionar los gastos electorales, ha puesto como ejemplo.

Y en esta enumeración Sáenz de Santamaría no se ha olvidado de la Ley de Transparencia y Buen Gobierno --que está actualmente tramitándose en el Congreso-- porque será "un buen antídoto" contra la corrupción y porque "por primera vez" se va a sancionar y castigar, incluso con la inhabilitación, comportamientos irregulares por parte de miembros del Gobierno.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha