eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno confía en superar el juicio político a Rousseff y salir más fuerte

- PUBLICIDAD -
El Gobierno confía en superar el juicio político a Rousseff y salir más fuerte

El Gobierno confía en superar el juicio político a Rousseff y salir más fuerte

El Gobierno brasileño confía en superar la crisis generada por la posible apertura de un juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff y salir fortalecido, afirmó hoy el ministro de Comunicación Social de la Presidencia de Brasil, Edinho Silva.

"Es claro que preferiríamos no pasar por ese proceso. Pero el Gobierno confía en superar el episodio y en que saldrá más fuerte después de todo", dijo Silva a corresponsales extranjeros sobre la la crisis generada por la decisión del Congreso de autorizar el trámite para un posible juicio con vistas a la destitución de Rousseff.

Según Silva, una vez superada la crisis política, el Gobierno podrá adoptar las medidas necesarias para superar la crisis económica y fortalecer sus relaciones tanto con el Congreso y los partidos políticos como con la sociedad.

"Vemos que la sociedad se está movilizando. El momento es difícil. Pero el Gobierno puede aprovechar la superación de la crisis para pactar con el Congreso y con la sociedad", aseguró al referirse a los movimientos sociales y a los partidos políticos que se han pronunciado contra el posible juicio político.

Silva admitió que el Gobierno no saldrá sin heridas del proceso y dijo que seguramente pasará por cambios para fortalecer la participación de los partidos que ayuden a superar la crisis.

"Pero no hay una líder más preparada que Dilma Rousseff para, una vez superadas las dificultades políticas, hacer frente a la crisis económica", aseguró el ministro, para quien el fin de proceso permitirá que la mandataria recupere su popularidad, que continúa por debajo del 10 %, según los últimos sondeos.

El funcionario anticipó que el Gobierno anunciará nuevas medidas para ajustar las cuentas públicas y otras para garantizar la retomada del crecimiento económico ante la actual recesión.

Agregó que por ese motivo el Gobierno espera que el proceso (contra la mandataria) sea rápido y que el Congreso acepte lo más breve posible que no existen méritos para iniciar un proceso que puede concluir con la pérdida del mandato de Rousseff.

"No nos interesa un proceso lento. Cuanto más se alargue, más difícil será resolver la crisis económica", dijo.

Según Silva, pese a que la crisis económica tiene causas externas, principalmente la fuerte caída de los precios de las materias primas exportados por Brasil, también tiene componentes internos que pueden ser combatidos con medidas "que solo podrán ser tomadas cuando tengamos condiciones políticas de aprobarlas".

Aseguró, sin embargo, que el Gobierno no está paralizado y que esta semana consiguió que el Congreso aprobase parte de sus medidas de ajuste fiscal, incluyendo el presupuesto para 2016 que prevé la creación de un nuevo impuesto sobre los movimientos financieros.

"La crisis no paralizó al Gobierno, pero las medidas de mayor impacto, por importantes o buenas que sean, lógicamente se contaminarán con el actual ambiente político", afirmó.

Según Silva, la Corte Suprema definirá esta misma semana en forma clara los pasos a seguir para el juicio político en el Congreso, lo que podrá agilizar su trámite y la posibilidad de que el Gobierno demuestre que no hay méritos para darle continuidad.

"El Gobierno está preparado para un debate jurídico y para demostrar en el Congreso que no hay mérito para el juicio. Lo fundamental es que podamos salir con una victoria en el Congreso y demostrar que la iniciativa carece de motivos y tan sólo tiene intenciones políticas (de la oposición)", aseguró.

La Cámara de Diputados autorizó el inicio del trámite del juicio con el argumento de que la jefa de Estado incurrió en el "crimen de responsabilidad" por autorizar medidas para maquillar las cuentas fiscales tanto en 2014 como en 2015.

"El proceso no tiene ningún amparo en la legalidad. Consideramos el proceso como una iniciativa política (de la oposición) en un escenario de dificultades y polarización", dijo.

Silva reiteró que la actual crisis política tuvo como origen las elecciones presidenciales de 2014, "las más polarizadas y disputadas en la historia democrática brasileña", en las que Rousseff tan sólo venció por tres puntos porcentuales a su principal rival.

"Fue una crisis con origen electoral que surgió en una coyuntura difícil como la investigación por corrupción en la petrolera Petrobras, que salpicó partidos y políticos. En ningún país puede haber estabilidad cuando líderes políticos son investigados", dijo.

Según el ministro, la crisis política también fue agravada por la coyuntura económica negativa, con Brasil enfrentando una grave recesión, déficit histórico en las cuentas públicas e índices crecientes de inflación y desempleo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha