eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La Gran Vía respira durante unas horas

- PUBLICIDAD -
La Gran Vía respira durante unas horas

La Gran Vía respira durante unas horas

La Gran Vía de Madrid ha podido 'respirar' esta mañana de los ruidos y contaminación a los que está acostumbrada, ya que durante cuatro horas ha quedado cerrada al tráfico y sólo han podido circular por esta gran arteria de la capital los peatones, ciclistas, patinadores, taxis, coches de residentes y autobuses de la EMT.

"¿Pero es que hoy hay una manifestación?", se preguntaba desconcertada una ciudadana que desconocía esta propuesta del Ayuntamiento de la capital, con el objetivo de permitir que lo mejor de Madrid sorprenda al paseante y reducir la contaminación.

De esta forma, entre las diez de la mañana y las dos de la tarde se han ensanchado las aceras gracias a la colocación de unas vallas y se ha establecido un carril por el que sólo han podido circular bicis, autobuses, coches de residentes y taxis con viajeros. Para todos, la velocidad ha estado limitada a los 30 kilómetros por hora.

No obstante, el Consistorio no baraja la peatonalización total de la Gran Vía, aunque sí trabajará en busca de la mejor opción para liberar espacio "progresivamente" en favor del peatón y del transporte público, tal y como ha afirmado hoy la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés.

Tampoco han faltado las críticas a esta iniciativa. Algunos peatones y ciclistas se han quejado de la falta de organización, de que el corte ha sido "parcial" y de la presencia de numerosos vehículos privados cruzando la Gran Vía. "Sólo hay un carril para bicicletas y autobuses y no hay espacio", ha manifestado a Efe un madrileño descontento.

Según Sabanés, se trata de buscar un "modelo" de Gran Vía con el que se podrá reducir el impacto de la contaminación y que permitirá una apuesta por el transporte público.

La previsión del Ayuntamiento es que en un futuro pueda ser resueltos "de forma permanente" los atascos peatonales, dándole más espacio a la gente que necesita desplazarse por la Gran Vía.

El presidente de la Asociación de Amigos de la Gran Vía, Juan Vera, ha celebrado esta "excelente" iniciativa, con la que, "aunque sólo sea por unas horas" se erradica el exceso de circulación de esta famosa vía y además cree que los comercios que se encuentran en ella lo agradecen.

Ha pedido al Ayuntamiento de Madrid que esta experiencia se repita todos los domingos y que además tuviese un componente solidario: "Nos gustaría que los viandantes trajesen alimentos para los campamentos de refugiados o para los 'sin techo'", ha indicado Vera.

Esta propuesta se enmarca dentro de la Semana de la Movilidad, llamada 'La Celeste' para recuperar el cielo limpio de Madrid, que además de este corte de la Gran Vía ha albergado numerosas actividades que en su mayoría han estado dedicadas a la bicicleta.

Entre ellas, el taller de circulación ciclista "En Bici a la Uni", realizado por las universidades públicas de Madrid, el itinerario "En Bici al Trabajo" y un campeonato de skate que ha arrancado a las doce de la mañana en el Paseo del Prado, entre Atocha y Neptuno.

Las plazas de Neptuno y Cibeles han sido hoy también escenario de espectáculos de música, baile y teatro. Además, en el paseo de Recoletos se ha abierto un circuito de movilidad ciclista.

Esta Semana culminará el día 22 con una jornada sin Coches que acoge el paseo ciclista de algunos centros escolares para celebrar el inicio de curso y que saldrán desde la calle Montalbán.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha