eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

HRW exige al Gobierno sirio que permita acceso a los barrios asediados de Alepo

- PUBLICIDAD -
De Mistura planea reanudar en agosto las conversaciones de paz sobre Siria

De Mistura planea reanudar en agosto las conversaciones de paz sobre Siria

El Gobierno sirio y sus fuerzas aliadas deberían permitir urgentemente el acceso de ayuda humanitaria a la mitad oriental de la ciudad de Alepo, que está asediada por los efectivos gubernamentales, exigió hoy Human Rights Watch (HRW).

En un comunicado, la ONG apuntó que residentes en esa parte de la urbe y trabajadores humanitarios le han comunicado que desde el pasado 11 de julio los precios de los alimentos han aumentado y los suministros médicos han disminuido "a niveles alarmantes".

El subdirector de HRW para Oriente Medio, Nadim Houry, denunció en la nota que "las fuerzas del Gobierno sirio están repitiendo en el este de Alepo, con alta densidad de población, las horribles tácticas de asedio, que han devastado a los habitantes civiles de otras ciudades en Siria".

Houry subrayó que las autoridades deberían permitir la entrada de ayuda y la salida segura de los civiles que deseen hacerlo.

HRW recordó que el asedio a la mitad oriental de Alepo, controlada por grupos de la oposición armada, comenzó cuando las tropas del régimen cortaron el llamado camino de Castelo, la única vía de suministros a esa parte de la localidad.

El ejército tomó el control de esa carretera el pasado día 17, pero esta llevaba intransitable desde la semana anterior por los disparos de proyectiles y bombardeos.

La ONU estima que en esa zona de Alepo viven entre 250.000 y 300.000 personas, y las agencias humanitarias calculan que un tercio de ellas dependen de la asistencia que entraba a través del camino de Castelo.

Trabajadores humanitarios internacionales han comunicado a HRW que algunos residentes de Alepo podrían sufrir problemas de salud y nutricionales en el plazo de dos semanas, ya que desde hace tres no entra ayuda a la ciudad.

El comunicado señala que los precios de los alimentos básicos y artículos para los hogares se han disparado desde el 11 de julio y su disponibilidad en las tiendas se ha reducido: Los habitantes de la urbe afirman que un kilogramo de arroz cuesta ahora 14 dólares; uno de azúcar, 20 dólares; y el aceite de oliva, 44 dólares.

El texto agrega que desde hace meses no se ve fruta y verduras en las tiendas; mientras que no hay combustible suficiente para mantener los generadores, las panaderías y los hospitales funcionando durante más de un mes.

Uno de los voluntarios de la Defensa Civil en Alepo, Ibrahim Abu al Laiz, dijo a HRW que las colas de gente en las tiendas son muy largas y que las gasolineras están normalmente sin carburante.

"Realmente, esperamos una hambruna en unos pocos días. Además, los heridos que necesitan tratamiento especializado y ser evacuados fuera de Alepo está atrapados", lamentó.

Ante este panorama, Houry consideró que ni Rusia ni EEUU deberían esperar a que haya imágenes de civiles muriendo de hambre para presionar a las autoridades de Siria y a otras facciones contendientes para que permitan la entrada de ayuda para las personas asediadas.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha