eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El tifón Haiyan destruyó una de las mansiones de la viuda del dictador Marcos

- PUBLICIDAD -
El tifón Haiyan destruyó una de las mansiones de la viuda del dictador Marcos

El tifón Haiyan destruyó una de las mansiones de la viuda del dictador Marcos

El tifón Haiyan, que azotó la región central de Filipinas el pasado 8 de noviembre, destruyó una de las mansiones de Imelda Marcos, viuda del dictador Ferdinand Marcos, en su feudo familiar en la provincia de Leyte.

De la mansión de 17 habitaciones de Olot, que está situada en primera línea de playa y que es considerada por Imelda como la residencia ancestral de su familia, quedan unas pocas estructuras de madera manchadas de barro y un sofá.

"Me llevó un rato reconocer la casa", dijo el hijo de Imelda, el senador Ferdinand Marcos Jr., poco después de visitar la vivienda.

Lo que queda de la estructura de la mansión está siendo ahora utilizada para guardar ayuda humanitaria para los afectados por el tifón en la provincia de Leyte, una de las más pobres de Filipinas.

Según Marcos Jr., la propiedad, que también contaba con un campo de golf de 18 hoyos, solía pertenecer a la familia paterna de Imelda Marcos, los Romualdez, uno de los más antiguos clanes políticos de Leyte.

Leo Acejo, uno de los empleados de la mansión, aseguró al diario "The Inquirer" que una gran ola golpeó contra el edificio y lo destruyó por completo.

"El viento sonaba como si un avión estuviera a punto de aterrizar", explicó Acejo. "Nunca pensé que llegaría a ver la mansión en este estado", añadió.

La destrucción de la propiedad se produce tres años después de que el Tribunal Supremo de Filipinas permitiera que fuera devuelta a Imelda tras sospechas de que fue adquirida con fondos que ella y su marido, Ferdinand Marcos, obtuvieron de forma ilegal mientras estaban al frente del país.

Ferdinand Marcos gobernó Filipinas con puño de hierro entre 1965 y 1986, incluidos ocho años bajo la ley marcial, periodo en el que acumuló de manera ilícita unos 10.000 millones de dólares, aunque sólo se ha podido probar judicialmente el origen irregular de menos del diez por ciento de esa cantidad.

El dictador murió en el exilio en Hawai en 1989, tres años después de que fuese derrocado por una revuelta popular pacífica apoyada por la Iglesia católica y sectores del Ejército.

Imelda, que ostenta un escaño en el Congreso, y sus cuatro hijos regresaron a Filipinas en 1992 y desde entonces han ocupado distintos cargos públicos mientras defendían en los tribunales su fortuna.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha